Woody Allen no encuentra quién publique sus memorias

La imagen del director está afectada por una acusación de abuso sexual.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/05/04/woody-allen-memorias-editorial/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-04T01:41:07-03:00">mayo 4, 2019</time></a>

Aunque parezca difícil de creer, Woody Allen no encuentra adeptos a su iniciativa de sacar sus memorias según dio a conocer The New York Times. El prestigioso diario hasta citó a ejecutivos de cuatro grandes editoriales, bajo condición de anonimato, que aseguraron haber recibido un manuscrito del mánager del director.

Al parecer, ninguna compañía hizo ofertas e incluso afirmaron que ni siquiera habían leído el escrito. Y al ser consultados por la agencia AFP, ninguno de principales editores de Estados Unidos (HarperCollins, Hachette, Macmillan, Simon&Schuster y Penguin Random House) quisieron hacer comentarios al respecto.

Desde el inicio del movimiento #MeToo, Allen fue golpeado por las acusaciones de abuso sexual de su hija adoptiva Dylan, efectuadas en 1992. Pese a que aquella demanda fue retirada en ese momento, la joven, respaldada por su madre adoptiva Mia Farrow y su hermano Ronan, renovó estas acusaciones en el arranque del 2018.

El reconocido guionista siempre refutó esos dichos. Pero la imagen de este ganador de varios Oscar se vio afectada además por una entrevista del Canal 13 de nuestro país, emitida en junio del año pasado, en la que manifestó que tenía el perfil para ser un héroe del creciente movimiento #MeToo.

En pleno deterioro de su imagen, muchos artistas que trabajaron a su lado se distanciaron públicamente de él y enfatizaron que ya no querían relacionarse con sus proyectos. Por ejemplo, Allen demandó al grupo de Amazon por incumplimiento de contrato, culpando a esta poderosa empresa por finalizar sus acuerdos de producción.

Amazon resaltó que había desechado su compromiso de financiar cuatro películas de 68 millones de dólares en total, argumentado su decisión en las “repetidas acusaciones” contra Woody Allen y sus “declaraciones controvertidas”. Ahora el procedimiento seguirá su curso y podría dar desencadenar en un juicio que sería en el 2020.

La imagen del escritor estadounidense, poco a poco en un comienzo y de manera mucho más acelerada después de que la caída del productor Harvey Weinstein diera pie al #MeToo, hizo que Hollywood le dé la espalda y también que muchos actores hayan prometido no volver a desempeñarse junto con él.