El príncipe Harry acepta las disculpas de una agencia que casi pone en riesgo al bebé real

Foto: Duques de Sussex

Las primeras fotografías del hogar de los duques se publicaron en enero de este año.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/05/16/el-principe-harry-acepta-las-disculpas-de-una-agencia-que-casi-pone-en-riesgo-al-bebe-real/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-16T21:52:29-03:00">mayo 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-16T21:52:30-03:00">mayo 16, 2019</time></a>

Al igual que todo padre, los duques de Sussex, Meghan Markle y el príncipe Harry solo buscan proteger a su bebé. Esa fue precisamente la razón de fuerza mayor para que ambos abandonaran su casa de campo de Cotswold Hills, que está bastante cerca a Kensington Palace y se radicaran en Frogmore Cottage.

La residencia que fue remodelada antes de su llegada cuenta con diez habitaciones y fue renovada bajo el gusto de los duques. Con el bebé Archie Harrison Mountbatten Windsor, los duques buscaban privacidad absoluta, una línea que sobrepasó la agencia Splash News al publicar unas fotografías del antiguo hogar de la pareja y que pudieron poner en peligro al bebé.

Las imágenes mostraban el dormitorio, el salón y el comedor. Y aunque fue un primer vistazo para los fanáticos de la pareja real, la familia consideró que pudo exponer “la seguridad y el bienestar” de los duques y el pequeño. Empeñado en proteger la estabilidad de los suyos, el príncipe no dudó en iniciar una acción legal en contra del paparazzi que sobrevoló la zona el 9 de enero y llevó todo a la corte.

Una sentencia del alto tribunal en Londres condenó a la agencia Splash News a pagar una fuerte suma y “pedir disculpas oficiales por su invasión de privacidad”. Trascendió que la agencia había alquilado el helicóptero para esta incursión en la casa que los duques de Sussex tenían en Oxfordshire.

En la querella los litigantes manifestaron que por esa invasión a la privacidad no pudieron seguir viviendo allí. Entretanto, el abogado de la pareja señaló que la agencia había mal usado la información privada, destruido el derecho a la privacidad, y el acta de protección de datos.

Gerrard Tyrell, abogado de los royals argumentó: “La sindicalización y publicación de las fotos seriamente minaron la seguridad del duque y su casa al punto que no pueden vivir más en la propiedad”.

Las fotografías, que fueron publicadas el 11 de enero de este año en diferentes medios, fueron removidas y Splash News se comprometió “a no usar por ningún medio estas vistas aéreas” que tanto dolor de cabeza les dio a los padres de Archie. En una declaración oficial, el palacio de Buckingham “reconoce y da la bienvenida a este formal pedido de disculpas de la agencia.