¡Ya está aquí el nuevo videoclip de Justin Bieber y Ed Sheeran!

Foto: Captura de Pantalla

Los artistas se funden en un hilarante y fresco videoclip. ¡Entrá a la nota para verlo!
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/05/17/ya-esta-aqui-el-nuevo-videoclip-de-justin-bieber-y-ed-sheeran/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-17T19:28:35-03:00">mayo 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-17T19:28:36-03:00">mayo 17, 2019</time></a>

Como lo había prometido Justin Bieber, este viernes estrenó el videoclip oficial de su nuevo tema junto a Ed Sheeran titulado “I Don´t Care”. El anuncio lo hizo la estrella pop a través de sus redes sociales y al cabo de unas cuantas horas el video sumó más de 4 millones de reproducciones en YouTube.

En el clip Justin y el artista británico sacan sus lados más creativos disfrazados de peluches gigantes, frutas y helados en un divertido material que pondrá a bailar a más de uno. Recordemos que el tema fue estrenado hace una semana aproximadamente y rompió récords en las primeras 24 horas.

La canción se convirtió en la más escuchada en Spotify durante el sábado de su lanzamiento, lo que viene a confirmar la sed de música nueva que mantenían los millones de fans del astro canadiense que no estrena álbum hace años.

“I Don´t Care” fue escuchada 11 millones de veces, el récord de música más escuchada en la plataforma en 24 horas. Según datos del kworb, el récord anterior lo ostentaba “All I Want for Christmas Is You”, de Mariah Carey, con 10.819.009. Ariana Grande estaba en el tercer lugar ya que “7 Rings” alcanzó 10.445.538 de reproducciones, de acuerdo a lo reseñado por El Intransigente días atrás.

En Estados Unidos el tema fue número 1, al igual que en Reino Unido y otros países. En Brasil, debutó en segundo lugar, con 541.702 reproducciones. Ed Sheeran volvió a presentar una nueva canción después de dos años. “I Don’t Care”, con Justin Bieber, fue producido por Max Martin, Shellback y FRED, que también comparten los créditos de la canción con Bieber y su colaborador Jason “Poo Bear” Boyd.

En la tradición del pop rítmico que se ha convertido en un elemento básico en el sonido de ambos artistas en los últimos años, el ritmo de la canción viene de la mano de una trampa acústica que hace vibrar las voces de una manera casi agitada.

Incluso las dos voces de los cantantes se funden tan perfectamente que a veces es difícil distinguir quién está cantando cada verso en la canción que ya es furor en las redes sociales. Lo mismo ocurre con los innegables “ooh ooh” que sostienen el coro y que la convierten en una pieza pegadiza.