¡Mirá los looks de Máxima de Holanda en Dublín!

La esposa del rey Guillermo culminó el día de su viaje de Estado a Irlanda, con un fantástico estilismo de gala. ¡Imperdible, aquí las fotos!
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/06/13/mira-los-looks-de-maxima-de-holanda-en-dublin/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-13T12:44:21-03:00">junio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-13T12:58:04-03:00">junio 13, 2019</time></a>

Te contamos que en el día de ayer, miércoles 12 de junio, los reyes de Holanda cerraron su agenda de compromisos profesionales con un banquete celebrado en su honor en el Palacio Presidencial de Dublín. ¿No lo sabías? Se trataba del primer día de su viaje de Estado a Irlanda, una agradable jornada en la que la reina Máxima triunfó en el país mencionado con un romántico look de gala.

El mismo, estaba protagonizado por un vestido de encaje floral semitransparente y su tiara de esmeraldas. Sin duda, es una elección que se convirtió en otro “gran éxito” por parte de la esposa del rey Guillermo Alejandro tras su innovador primer estilismo en la capital irlandesa. Lo cierto es que para esta reunión los soberanos estuvieron acompañados por el presidente irlandés Michael Higgins y su esposa, Sabrina Coyne.

Ésta última se decantó por un diseño en azul con encaje, mientras que Máxima Zorreguieta encontró la comodidad en un diseño (también con encaje) floral con escote ‘Bardot’ que, a su vez, contaba con motivos en relieve. ¿A quién pertenece esta increíble creación? A uno de sus diseñadores de cabecera, Jan Taminiau. ¿No lo recuerdas? Pues ella ya lo llevó previamente en Portugal en el mes de octubre del año 2017.

Ahora bien, para culminar su look de gala, la reina Máxima decidió buscar en el joyero real piezas con pedrería en tono verde para coordinarlas con su vestido… ¡y lo bien que hizo! Podemos decir también que la soberana (de alguna manera) realizó un guiño con uno de los colores más representativos de irlanda. Por otro lado, como te lo adelantamos en el segundo párrafo, ella portó la tiara de esmeraldas que se elaboró especialmente para la reina Guillermina en 1986.

Esta joya de la realeza, forma parte de un conjunto de pendientes y collar que también llevó la mujer del rey de los Países Bajos que, al ser desmontable, puede modificarlo según su gusto. En esta ocasión, lo vuelve a acompañar con un broche del que cuelga el denominado “huevo esmeralda”. Pero eso no es todo, en sus manos, Máxima de Holanda llevó un ‘clutch’ de piel de serpiente en dorado.

Y agregó a su look de fiesta un chal para evitar pasar frío si lo tuviera en algún momento del día. ¿Su peinado? Máxima Zorreguieta optó por recoger su cabellera en un moño bajo y así poder lucir mejor su fantástica tiara. Cabe resaltar que los reyes de Holanda comenzaron sus Visita de Estado a Irlanda con una recepción organizada por el presidente del país y su esposa en Arás an Uachtaráin, la residencia oficial del mandatorio irlandés.

Finalmente, para esta ocasión, la reina Máxima impactó con un sostificado vestido de Claes Iversen (colección Alta Costura 2019). Se trata de una fantástica creación en ‘corte wrap’ con cinturón superpuesto y mangas con brazaletes bordados que se inspiran en los aros que llevan en el cuello las mujeres africanas de la tribu ndebele (Sudáfrica). Como calzados, la soberana nacida en Argentina lució unos salones dorados con detalles transparentes de vinilo, de Gianvito Rossi.

¿El ‘clutch’ con el que Máxima de Holanda culmina su look de día? Pues bien, el accesorio presentaba un detalle de un ojo en su parte frontal y se abre como si fuera una caja dividiéndose en dos la pieza. Bajo el nombre Evil Eye, el bolso de mano está confeccionado artesanalmente en latón, con acabado de escamas. ¿El valor? Tiene un precio de 1.765 euros, según reza la firma Begüm Khan en su web.