¿Cuáles son los cambios para “Spider-Man: Far From Home”?

Se marcará un giro importante para el mundo de las películas de cómics. ¡Esta historia contiene spoilers!
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/07/10/cuales-son-los-cambios-para-spider-man-far-from-home/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-10T09:00:21-03:00">julio 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-10T09:00:22-03:00">julio 10, 2019</time></a>

El secreto ha salido a la luz: ¡Peter Parker es Spider-Man y ahora todo el mundo lo sabe! Teniendo en cuenta los comentarios anteriores del presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, sobre un universo cinematográfico muy diferente en el futuro, esa revelación no es algo que se esconda bajo la alfombra o que sea fácilmente reconocible. De hecho, la escena intermedia de “Spider-Man: Far From Home” altera drásticamente el futuro del personaje dentro de la MCU y establece un argumento que no hemos visto en ninguna de las películas del Hombre Araña, gracias a Mysterio (Jake Gyllenhaal).

En primer lugar, la revelación de la identidad secreta de Spider-Man (interpretado por Tom Holland), justo cuando las cosas empezaron a mejorar para él, se podría decir que es pura suerte del personaje, pero la revelación también refleja el final de “Iron Man” (2008). Mientras que Tony Stark decidió confesar su doble identidad por elección, a Peter Parker se le ha quitado ese privilegio y, lo que es peor, justo después de que J. Jonah Jameson (J.K. Simmons) lo tildara de villano.

Se ha disipado cualquier idea de que la siguiente entrada del superhéroe encontraría al personaje columpiándose en un callejón familiar y el potencial de la historia de un Spider-Man que ya no puede retirarse a Peter Parker (o viceversa) es emocionante. Aunque se plantea una pregunta más amplia sobre el mundo de las películas de cómics, pues el Hombre Araña era uno de los únicos héroes que quedaban en la MCU que aún mantenía una identidad secreta.

Incluso sin Iron Man, el Capitán América y Black Widow, las identidades de Black Panther, Ant-Man, Doctor Strange, Scarlet Witch y presuntamente Captain Marvel son todos de dominio público. Es decir, las películas de superhéroes se están alejando en gran medida de ese panorama sobre mantener en secreto la identidad del personaje, lo que ha permitido una narración más novedosa y una interacción más honesta entre los héroes y sus villanos, así como sus intereses románticos.

Por el momento, al ver el estado actual de los filmes y cómo han evolucionado en la última década, los fanáticos de estas cintas se preguntan a través de las redes sociales: ¿terminó la era de las identidades secretas? Cabe recordar que desde que Superman debutó en Action Comics N° 1 en 1938, las identidades secretas han sido una parte inherente de la fórmula del superhéroe. Los poderes y las personalidades pueden diferir de un héroe a otro, pero muchas de las preguntas siguen siendo las mismas ahora.

Mientras que a la industria cinematográfica le vendrían bien unas cuantas cajas más para desempaquetar nuevos trucos narrativos y un nivel de alienación que derribara el control de acceso a sus protagonistas principales, no se sabe si puede soportarlo por mucho tiempo. Es más, tomemos a Spider-Man como ejemplo perfecto de esto. Más allá de las luchas de identidad del cómic de MarvelGuerra Civil” (2006), el Hombre Araña ha tratado con su tía May que supiera (y a la misma vez que no lo hiciera) quién era él realmente.

Lo mismo ocurrió con Mary Jane que primero no sabía, luego sí, pero no lo entendía y ahora lo hace… y esto también ocurre con J. Jonah Jameson. Los patrones se desarrollan con respecto a las identidades secretas y, en el mundo de los constantes relatos que son cómics de superhéroes, lo aceptamos porque sabemos que también pasará. Pero en el cine, las identidades secretas se han vuelto algo anticuadas, especialmente porque este moderniza a estos personajes para el público contemporáneo mucho más rápido que los cómics.

Finalmente, cuando Marvel Studios comenzó su saga hace 11 años, terminó su primera entrada con la noticia de que estas historias de superhéroes no serían las mismas que estábamos acostumbrados a ver. De hecho, Iron Man no perdió el tiempo guardando su identidad de Rhodey (Terrence Howard), Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) o incluso de su adversario Obidiah Stane (Jeff Bridges).

Además, cabe resaltar que el mismo año en que Batman reveló su identidad en “The Dark Knight” (2008), Iron Man siguió adelante y lo hizo, demostrando que estas historias no necesitan basarse en los mismos trucos de siempre. Lo que siguió fue el desenmascaramiento constante del superhéroe. Por ejemplo, Peter Parker (Andrew Garfield) le dijo a Gwen Stacy (Emma Stone) que era Spider-Man a mitad de camino de “The Amazing Spider-Man” (2012).

Entonces, queda claro que la pérdida de la identidad secreta de Spider-Man es un cambio importante en el mundo de las películas de cómics porque gran parte de nuestro conocimiento del personaje se basa en historias en las que debe mantener dos vidas separadas. Pero esta revelación es también el siguiente paso lógico en una serie de eventos que las cintas de superhéroes han estado construyendo. Esta decisión puede tener más significado para la sociedad contemporánea en un mundo en el que la verdad ha sido tan profundamente oscurecida y tan desesperadamente necesitada.

Ver esta publicación en Instagram

My pyjamas #spidermanfarfromhome

Una publicación compartida de Tom Holland (@tomholland2013) el