Toda la polémica que generó Meghan Markle a su paso por Wimbledon

La duquesa quiso disfrutar del partido con la mayor discreción posible, algo que molestó a muchos.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/07/11/toda-la-polemica-que-genero-meghan-markle-a-su-paso-por-wimbledon/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T21:03:24-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T21:03:25-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Desde antes de casarse con el príncipe Harry y unirse a la familia real británica, Meghan Markle sabía que su imagen sería seguida de cerca. Y el fin de semana pasado cuando la duquesa de Sussex acudió al torneo de Wimbledon para alentar a su mejor amiga, Serena Williams puede decirse que batió récord en cuanto a la polémica que generó su participación.

Todo ocurrió el jueves 4 de julio cuando la exactriz reapareció en público para ver el partido que disputaba la reconocida tenista. Pero lo que pudo haber pasado como una tarde casual para Meghan terminó con señalamientos por su supuesta actitud de “diva”, toda vez que su personal de seguridad trató de impedir que el resto de los asistentes al evento tomaran fotos ese día.

Fue en un artículo publicado en The Times donde uno de los organizadores de All England Club, el club privado de tenis que tiene su sede en Wimbledon, calificó a Meghan como “una pesadilla”. De manera anónima por temor a represalias el informante afirmó: “Aquello fue una pesadilla. Ella es una pesadilla” para describir la actitud de la esposa de Harry en la cita deportiva.

Según dijo, el deseo tácito de ella era disfrutar del partido de incógnito, sin que nadie la molestara, lo que se hace cuesta arriba tomando en cuenta el tipo de evento y la cantidad de cámaras de televisión que cubrían el torneo. Al percatarse de que sus deseos no serían cumplidos, su anillo de seguridad consiguió que Meghan estuviese rodeada de la menor cantidad de personas posible.

De acuerdo a la versión de la celebridad británica, Sally Jones, quien estaba sentada en la misma fila que Meghan, el anillo de seguridad de ella les ordenó que no tomaran fotos debido a que la presencia de la exactriz era “a título privado”. No obstante, en el lugar había otras 12 mil personas viendo el mismo juego, con oportunidades de tomar imágenes de la duquesa si estaba en sus ángulos.

Sin contar los millones de espectadores que lo disfrutaron en televisión.  “Harry y Meghan se muestran más como celebridades que como miembros de la realeza, esas actitudes les hacen parecer tontos e infantiles”, sostuvo Jones. El momento más incómodo lo vivió cuando uno de los guardias de seguridad de Meghan le tocó el hombro y le dijo “¿No estará tomando fotos de la duquesa? Ella está aquí a título privado”.

De acuerdo a los informes de la prensa local, la indignación de la expresentadora deportiva fue muy grande al momento de encontrarse con esta nueva faceta de la esposa del príncipe Harry. “Le dije al de seguridad que era una locura y que incluso si hubiese tratado de fotografiar a la duquesa, tendría una imagen borrosa de su oreja derecha. Había cientos de personas con sus cámaras. Por eso le dije, ´¿Has pensado en hablar con alguna de esas cámaras de televisión?´ Me pareció todo un poco incómodo”, añadió.