Luego de su divorcio, Irina Shayk habla por primera vez sobre Bradley Cooper

Las declaraciones las hizo a la revista Bazaar.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/07/12/luego-de-su-divorcio-irina-shayk-habla-por-primera-vez-sobre-bradley-cooper/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T13:48:52-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T14:34:20-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Un mes. Ese es el tiempo que ha pasado desde que Irina Shayk y Bradley Cooper hicieron pública su separación. Es el mismo tiempo que ha pasado desde que las miradas se posaron sobre Lady Gaga como la principal responsable de tal ruptura amorosa. Fue desde febrero de este año, durante la presentación de ambos actores en los Óscar, que empezaron los rumores sobre un posible amorío. Aunque ninguno ha confirmado nada, esta vez fue la modelo rusa la que desempolvó la historia de amor con un final de tres.

Desde que se convirtió en madre soltera, la morena ha estado más activa en las redes sociales, compartiendo con su legión de seguidores una serie de fotografías de sus salidas con amigos, viajes y paseos. Pero ahora se sinceró y habló con la revista Bazaar sobre su situación sentimental actual. Espacio que utilizó para reiterar su confianza en el matrimonio y en la vida de pareja. A la par, reconoció que “no es perfecta”. Remarcó: “A veces no luzco como una modelo, también soy un ser humano”.

A sus 33 años, mostró tener una posición clara y firme de quién es y cómo se quiere expresar ante el mundo, y en especial ante su hija Lea De Seine, de 2 años. “Cuando me convertí en madre, entendí que tenía que ser yo misma para estar cómoda y así no vivir una mentira. Tampoco iba a cambiar mi forma de ser o de vestir”, contó la expareja del futbolista Cristiano Ronaldo. Estas serían las primeras declaraciones contundentes de la morena.

Luego de cuatro años de relación y una pequeña en común, el actor y la supermodelo decidieron ponerle punto final a su relación sentimental. Vale recordar que se conocieron en marzo en el año 2015 durante una cena que organizó el presidente de los Estados Unidos de ese entonces, Barack Obama, para un selecto grupo de invitados y periodistas. Sin embargo, su relación fue una crónica de una muerte anunciada. Los problemas eran evidentes.

“Ellos nunca compraron su propia casa en California. Era la casa de él. No hubo ningún paso hacia adelante en esa dirección. También está el hecho de que nunca se casaron después de tener a la pequeña. Ella sabía que esto pasaría. Sentía que nunca hicieron verdaderamente una vida juntos más allá de su hija”, fueron las declaraciones que emitió una fuente cercana a la pareja para el medio de Page Six, hace un mes.

Otra revelación contundente fue la siguiente: “Todo empeoró en la relación cuando la pasión desapareció”. Hace poco circuló otra fuerte noticia, quizás la más decisiva: Irina y Cooper habrían terminado su relación por culpa de la mamá del actor, la señora Gloria Cooper, según un informante cercano a la expareja, pero la información no ha sido confirmada. En El Intransigente se le ha hecho seguimiento a los pasos de estas celebridades, y en esta nota se pueden ampliar los detalles.

Hace un par de días atrás, una fuente le contó a la revista In Touch que Irina “jamás se sintió en casa” pese a vivir en Los Ángeles junto al protagonista de “A star is born” y su hija Lea De Seine, de 2 años. No estaba cómoda con el actor. Sin embargo, tampoco lo estaba con la mamá de Brad, quien también vivía con ellos en Pacific Palisades. Se presume que la modelo sentía una profunda tensión con su presencia y no se llevaban bien.