El costosísimo bolso que lleva North West, la pequeña fashionista

Foto: Kim Kardashian / Instagram

Las fotos que compartió Kim en sus redes recibieron un montón de críticas.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/08/13/el-costosisimo-bolso-que-lleva-north-west-la-pequena-fashionista/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T19:34:19-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T19:34:20-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

Tiene solo seis años pero a su corta edad, North West ha demostrado tener la misma madera fashionista que su madre, Kim Kardashian y el resto del cotizado clan. El fin de semana pasado la socialité compartió una serie de fotos de su hija en donde se le ve en un mood de total fashion y aunque varios elementos llamaron la atención de los fans, el carísimo bolso que la pequeña lucía dejó a todos boquiabiertos.

Ver esta publicación en Instagram

My Northie girl is the ultimate fashionista! She comes with me to fabric stores and picks out what she likes and for our Japan trip I let her style herself. I should have let her style me too lol. She loves it. She’s having fun and I am so happy she’s so expressive. 💅🏼👽👘👑🌊🍬

Una publicación compartida por Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

North, la mayor de los cuatro hijos de Kim y Kanye West llevaba una extravagancia acorde con los gustos de sus padres: se trata de un bolso de edición limitada de Dior y que tiene un valor aproximado de 35 mil dólares. En las fotos aparece también el pequeño Saint y son del viaje que hizo la familia a Japón recientemente.

El posteo, que tuvo un formato en galería, presentó 10 imágenes de la nena de 6 años durante su viaje a Japón. Zapatillas con plumas, pantalones con diamantes, carteras con brillantes, gafas de sol y una serie de peinados hicieron que la empresaria de 38 años llamara a la niña “fashionista”. Esto, sin duda, generó cierta incomodidad entre sus fanáticos en la red social de los corazones, donde tiene más de 145 millones de seguidores.

“¡Mi chica Northie es la mejor fashionista! Ella viene conmigo a las tiendas de telas y elige lo que le gusta y para nuestro viaje a Japón, dejo que se peine. Debería haber dejado que me peinara a mí también, ¡jajaja! A ella le encanta. Se está divirtiendo y estoy tan feliz de que sea tan expresiva”, fue el escrito al pie de la postal que se llevó más de 2 millones de “me gusta” y 12 mil comentarios.

Si bien en medio de ese aluvión de opiniones, su pequeña recibió un sinfín de halagos por su carisma, dulzura y desenvolvimiento, no se puede tapar con un dedo que más de un cibernauta se indignó  con las fotografías, aunque para la socialité solo se trató de un momento especial entre madre e hija mientras caminaban por las calles japonesas. “No simplemente no. Enseñe a su hija a combinar. Enséñales a ser humanos normales porque algún día estarán sin ti o un estilista. Esto es literalmente liberalismo al máximo”, cargó un usuario contra la celebridad.

“Es una niña, ¿por qué dejas que salga vestida así con esas plumas? No debería usarlas”, fue otro de los polémicos mensajes que se registraron en el post de Kim, la hermana mayor del clan Kardashian-Jenner. Sin embargo, no es la única artista que recibe críticas. A Beyoncé le pasó algo similar con su hija Blue Yvy, a quien le permitió usar maquillaje y las redes sociales explotaron con comentarios en contra. Pues, a juicio de la crítica, este tipo de acciones tienen un fin estratégico de mercadeo que no siempre cala bien en la audiencia. ¿Habrá sido esa la intención de Kim o solo una postura típica de una madre?

Lo cierto, es que Kim es como ese imán que atrae a la controversia y para muestra un botón. La empresaria lanzó una nueva campaña publicitaria para su marca de belleza “KKW Beauty” pero el anuncio calentó las redes sociales y los usuarios no tuvieron reparo en expresar sus críticas. Para celebrar el lanzamiento de la nueva colección inspirada en los años 90, colgó en su perfil oficial en Instagram una selfie luciendo un maquillaje propio de la época. Además, utilizó un vestido negro original de Gianni Versace, inmortalizado también por Donatella en el año 1993.