¿Es Meghan Markle la culpable del veto hacia los duques en las fiestas?

El comportamiento de la duquesa de Sussex estaría dando mucho de qué hablar en la alta sociedad británica.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/08/13/es-meghan-markle-la-culpable-del-veto-hacia-los-duques-en-las-fiestas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T22:13:08-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T22:13:09-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

No seguir las normas y protocolos de la realeza en algún momento le pasarían factura a Meghan Markle al príncipe Harry y al parecer ese momento ha llegado. Los duques ya no están recibiendo invitaciones a eventos y fiestas de la alta sociedad en Reino Unido por las evidentes muestras de cariño de la exactriz hacia su marido.

Así lo revela la prensa británica, señalando que las costumbres “estadounidenses” de Meghan han generado malestar entre la alta esfera londinense y los amigos de los duques en Reino Unido. De acuerdo a los nuevos reportes, Meghan ha hecho caso omiso a las normas de etiqueta: se sienta al lado del príncipe en las cenas y no ha sido discreta cuando le demuestra cariño.

Según Daily Mail son tres las normas básicas que todo miembro de la realeza debe seguir para comportarse en las cenas de alta sociedad. “La primera es que siempre debe pronunciarse a la manera francesa, haciendo hincapié en las tres sílabas para evitar sonar ‘común’ o estadounidense”.

Otra norma es que las parejas jamás deben sentarse al lado del otro a efectos de evitar muestras públicas de afecto que terminen por distraer a los invitados de la comida. Y la tercera, no menos importante es quedarse en el asiento asignado. Y nada de esto habría sido respetado por Meghan, por lo que es señalada de ser la culpable del veto en este tipo de eventos.

Formar parte de la realeza británica ha significado mucho más para Meghan Markle, tal como lo advertían los expertos, está siempre bajo la óptica de los críticos y el público en general. Y aunque muchos creían que con el nacimiento de su primer hijo bajarían las aguas en su contra, esto no ha pasado y la duquesa de Sussex está siendo señalada por mantener una actitud de diva durante el campeonato de Wimbledon.

En julio pasado, Meghan asistió a uno de los torneos para ver jugar a su mejor amiga, Serena Williams, acompañada de Genevieve Hillis y Lindsay Roth, quienes bien podrían ser las madrinas del pequeño Archie. Pero lo que llamó la atención de los presentes fue la manera de comportarse de Meghan pues se parecía más a una estrella de Hollywood que a un miembro de la realeza.

Todo se originó luego que el personal de seguridad de la duquesa tratara de impedir que el público que había asistido ese mismo día al partido la fotografiara e incluso tomaron otras medidas. De acuerdo a la versión de la celebridad británica, Sally Jones, quien estaba sentada en la misma fila que Meghan, el anillo de seguridad de ella les ordenó que no tomaran fotos debido a que la presencia de la exactriz era “a título privado”.