Beyoncé y su hija Blue Yvy pasan a la historia como obras de arte

Madre e hija logran una proeza con un tremendo impacto social.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/08/14/beyonce-y-su-hija-blue-yvy-pasan-a-la-historia-como-obras-de-arte/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-14T08:35:59-03:00">agosto 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-14T08:50:03-03:00">agosto 14, 2019</time></a>

Son dos leyendas en una: la primera, Beyoncé sigue combatiendo y derribando los muros racistas en el mundo, a tal punto que ahora pasó a la historia en pro de la inclusión racial. La cantante estadounidense contrató hace un año a Tyler Mitchell, de 23 años, con quien tuvo la oportunidad de hacer una sesión para la revista Vogue. Fue el primer fotógrafo negro en estampar sus imágenes en la primera plana; ahí estaba la artista, bañada en brillos dorados. ¡Toda una proeza!

Pero la gráfica se convirtió en un hito sin precedentes. Ahora reposa en la National Portrait Gallery (Instituto Smithsonian de Washington). Museo donde cuelgan otras imágenes como las de George Washington y Thomas Jefferson, además de los retratos de Barack y Michelle Obama creados por Kehinde Wiley  y Amy Sherald, también artistas afroamericanos. El año pasado la galería registró 2,3 millones de visitas. Sin embargo, la cifra va en aumento, pues cada vez son más los afroamericanos que asisten a tomarse una selfie con la primera dama negra de los Estados Unidos, según una nota publicada en el diario El País.

La estampa de Beyoncé es única. Está bañada en brillos dorados, lleva una túnica del mismo color. El diseño es de Valentino. Posa sobre una columna falsa griega. Su tocado tiene la forma de una estrella. Es la QueenB, la que siempre ha buscado la libertad del pueblo afroamericano y la independencia de las mujeres. A ello, el fotógrafo Mitchell le añadió sus palabras en las redes sociales.

“Hace un año derribamos las compuertas de entrada. Desde entonces ha sido importante pasar el año asegurándonos de que cada parte de la puerta se había derrumbado. Ahora estoy feliz de anunciar que esta fotografía será parte de la colección permanente del National Portrait Gallery”, fueron las líneas que compartió el profesional de 23 años en la red social de Instagram.

Blue Yvy, la pequeña maquilladora

Es el turno de Blue Yvy, la hija mayor de Beyoncé. Tiene 7 años y ya es un cúmulo de talentos. Según su abuela Tina Knowles-Lawson posee grandes cualidades como maquilladora pese a su corta edad. Según una nota publicada en el diario El Intransigente, hace poco debutó como cantante en la lista Billboard Hot 100 con el tema “Brown skin girl”que está incluido en el disco de Bey tributo a África “The Lion King: The Gift”. La letra habla de una causa social: el racismo, la misma problemática que llevó a su madre a la pared de un museo en Washington.

En una entrevista con Entertainment Tonight que se desarrolló en el Beautycon de Los Ángeles, Tina Knowles aprovechó la ocasión para hablar de su nieta: “Le compré a Blue muchos kits de maquillaje, para desgracia de su padre. Porque sabes, a los padres no les gusta eso, pero es solo para jugar. Nos divertimos”, contó mientras ofrecía una clase sobre las tendencias y secretos del maquillaje. Vendría bien aquel dicho que reza “de tal palo, tal astilla” para definir a ambas.

Si bien esto de incursionar en el rubro de la belleza y los cosméticos a temprana edad tiene sus defensores y detractores, hay que acotar que no siempre es una tarea que la prensa, la crítica y la sociedad ve con buenos ojos. Un selecto grupo alega que son prácticas, muy tempranas, que van en busca de una estrategia comercial que puede perjudicar el desarrollo de los niños. Sin embargo, son muchos los que apoyan este talento de Blue Yvy que ya la llaman “la Rihanna del futuro”.