¿Qué pasó con las figuras de cera de Meghan Markle y el príncipe Harry?

Museo Madame Tussauds

El museo tomó una decisión innovadora como una forma de estar a tono con el papel de la duquesa.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/08/14/que-paso-con-las-figuras-de-cera-de-meghan-markle-y-el-principe-harry/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-14T21:33:47-03:00">agosto 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-14T21:33:48-03:00">agosto 14, 2019</time></a>

Las figuras de cera de los duques de Sussex, Meghan Markle y el príncipe Harry ya no están juntas en el museo Madame Tussaud de Londres. De acuerdo a la prensa local, la del príncipe seguirá junto al resto de imágenes de la familia real británica, pero la de su mujer será llevada a una sala distinta donde están las figuras de otros personajes famosos como Priyanka Chopra o David y Victoria Beckham.

Ahora bien, lejos de que el cambio suponga un distanciamiento oficial de los duques, la decisión del museo refiere a reflejar una imagen de “independencia” de Meghan dentro de la familia real. En declaraciones al Daily Mail, el director general del museo explicó: “Meghan está forjándose su propia imagen moderna como miembro de la realeza, así que queremos reflejar su estatus independiente como celebrity”.

Y casi en paralelo a las modificaciones en el museo, la exactriz está recibiendo críticas nuevamente. No seguir las normas y protocolos de la realeza en algún momento le pasarían factura a la duquesa y al príncipe Harry y al parecer ese momento ha llegado. Los duques ya no están recibiendo invitaciones a eventos y fiestas de la alta sociedad en Reino Unido por las evidentes muestras de cariño de la exactriz hacia su marido.

Así lo revela la prensa británica, señalando que las costumbres “estadounidenses” de Meghan han generado malestar entre la alta esfera londinense y los amigos de los duques en Reino Unido. De acuerdo a los nuevos reportes, Meghan ha hecho caso omiso a las normas de etiqueta: se sienta al lado del príncipe en las cenas y no ha sido discreta cuando le demuestra cariño.

Según el mismo medio citado anteriormente, son tres las normas básicas que todo miembro de la realeza debe seguir para comportarse en las cenas de alta sociedad. “La primera es que siempre debe pronunciarse a la manera francesa, haciendo hincapié en las tres sílabas para evitar sonar ‘común’ o estadounidense”.

Otra norma es que las parejas jamás deben sentarse al lado del otro a efectos de evitar muestras públicas de afecto que terminen por distraer a los invitados de la comida. Y la tercera, no menos importante es quedarse en el asiento asignado. Y nada de esto habría sido respetado por Meghan, por lo que es señalada de ser la culpable del veto en este tipo de eventos.

Pero los señalamientos no han dejado en paz a Meghan ya que en julio pasado, Meghan asistió a uno de los torneos para ver jugar a su mejor amiga, Serena Williams, acompañada de Genevieve Hillis y Lindsay Roth, quienes bien podrían ser las madrinas del pequeño Archie. Pero lo que llamó la atención de los presentes fue la manera de comportarse de Meghan pues se parecía más a una estrella de Hollywood que a un miembro de la realeza.