Ella es Patricia Wulf, una de las mujeres que denunció a Plácido Domingo por acoso sexual

Instagram / Plácido Domingo

Se trata de la única denunciante que salió del anonimato. Entrá a la nota para conocer más.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/08/16/ella-es-patricia-wulf-una-de-las-mujeres-que-denuncio-a-placido-domingo-por-acoso-sexual/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-16T00:14:42-03:00">agosto 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-16T00:14:43-03:00">agosto 16, 2019</time></a>

Nueve mujeres del mundo de la música clásica rompieron el silencio esta semana cuando decidieron denunciar a Plácido Domingo por acoso sexual. Ocho cantantes y una bailarina declararon a The Associated Press que el reconocido tenor español tuvo comportamientos abusivos en su contra en la década de los 80 y una de ellas es Patricia Wulf.

En los 90 llegó a compartir escenario con Domingo, en los lugares más prestigiosos de Europa o en la Ópera Nacional de Washington. Pero lo que parecía el mejor momento de su carrera se esfumaba como el humo abruptamente. A diferencia de las otras ocho mujeres, ella fue la única que se atrevió a salir del anonimato y ponerle nombre a la pesada denuncia.

El Mundo de España reseñó esta semana cuando no tuvieron mucho éxito al intentar indagar sobre la cantante: “Todo cuanto sabemos de ella queda resumido en un post de ‘2 minutos de lectura’ publicado hace un año en la escuela de música M4Arts de Washington DC, donde, al parecer, imparte clases de canto”, pero ni siquiera aparece con su apellido, sino como “Patricia W*”. 

No obstante, sí se le reconoce como la soprano que dio vida al personaje de Mimí de La Bohème en 1989 en una gira que la llevó desde Maine hasta Florida, en Estados Unidos. Pero rápidamente su carrera se desvanecía de golpe. Casi una década después en 1998 venía triunfando en la Ópera de Washington, donde el español llegó a ser director artístico.

Entonces de 40 años, Patricia había sido contratada para dos papeles como solista ese año, primero en una producción de “La flauta mágica” y luego como “Fedora” interpretada por Plácido Domingo y la soprano italiana Mirella Freni, pero la experiencia más allá de ser enriquecedora, se convirtió en un trago amargo.

“No tengo ninguna duda de que eso era acoso. Yo estaba siendo acosada. Él quería que fuera a su casa y no a la mía. Quería que me fuera con él esa noche”, dijo a la reconocida agencia de noticias. Y sumó: “Él vino hacia mí, se puso muy cerca y me dijo: ‘Patricia, tienes que venir a casa esta noche’. Fue impactante. Fue muy difícil. Las mujeres somos tratadas como objetos muy a menudo y esto tiene que terminar”.

Para Patricia, el hecho de que Plácido fuese director general en la Ópera Nacional de Washington hizo más fácil para él cerrarle las puertas cuando se negó a ceder a sus propuestas. “Era un secreto muy conocido, algo que pasaba muy a menudo. Cada vez que le rechazaba, no paraba de preguntarme a mí misma: ‘¿Acabo de arruinar mi carrera?'”. La cantante asegura que tiene testigos que respaldarán su testimonio.