¿Por qué Kim Kardashian ocultaba su última búsqueda en Internet?

Foto: Kim Kardashian / Instagram

La diva estuvo en el show de Jimmy Fallon y no esperaba uno de los retos que le hizo él.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/09/13/por-que-kim-kardashian-ocultaba-su-ultima-busqueda-en-internet/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T22:38:05-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T22:38:06-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

Desde hace más de 15 años Kim Kardashian ha estado exhibiendo su vida privada (no tan privada entonces) a través de las pantallas con el reality show que protagoniza junto a su familia. Ahora bien, una cosa es hacerlo por iniciativa propia y otra muy distinta ceder a los deseos de otros, como le ocurrió recientemente en el show de Jimmy Fallon.

Al ocurrente presentador se le ocurrió pedirle a Kim que mostrara en las cámaras su última búsqueda de Google, lo que definitivamente la hizo incomodar. “Me podrías haber avisado, al menos habría borrado mi historial de búsquedas”, dijo frente a las cámaras la estrella del reality show.

Y ahora que Kim lanzó al mercado su línea de fajas moldeadoras, es natural saber que haya pasado algún tiempo haciendo búsquedas en línea. “¿Son mejor las fajas con un agujero para orinar?”, era la pregunta que apareció en su historial de búsqueda en Google, lo que no evitó las risas de toda la audiencia.

La imagen y credibilidad de Kim Kardashian siempre ha estado en tela de juicio por parte de la crítica. Esquiva los comentarios negativos como el buen arquero a los goles en contra. Este martes 10 de septiembre fue el lanzamiento oficial de “Skims”, su colección de fajas reductoras. Ella, acostumbrada al éxito y a lo apoteósico, no imaginó la magnitud de su proyecto y rebasó sus expectativas.

¡En solo dos minutos facturó 2 millones de dólares! Así lo informó la revista Vanity Fair en una nota publicada en su página web. Inicialmente el nombre de su emprendimiento de belleza iba a ser “Kimono”, sin embargo, se vio afectada por una serie de malos comentarios, hasta la acusaron de apropiación cultural. Por esta razón decidió cambiarle el nombre a su proyecto por “Skims”.

Contrario a lo que muchos sospechaban, su impacto y lanzamiento no se vio afectado con el cambio. La empresaria de 38 años se mostró agradecida en sus redes sociales: “Gracias a todos los que nos apoyaron en nuestro primer día de lanzamiento ayer. Fue más allá de lo que pude haber pensado. Nuestro equipo está trabajando horas extras para tomar el pedido de aquellas personas que no pudieron adquirir su faja reductora. Por eso, les pedimos que nos contacten por las redes sociales o la página web”.