Megan Fox siente que el feminismo no tiene un lugar para ella

La actriz habló sobre cómo afectó en su vida personal el hecho de haber sido objetivada gran parte de su carrera en el cine.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2019/09/18/megan-fox-siente-que-el-feminismo-no-tiene-un-lugar-para-ella/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-18T11:21:29-03:00">septiembre 18, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-18T11:31:48-03:00">septiembre 18, 2019</time></a>

Muchas cosas han cambiado para Megan Fox desde el estreno de “Jennifer’s Body” hace exactamente 10 años. La actriz reflexionó junto a ET sobre el rumbo que ha tomado su carrera en los últimos tiempos después de ese proyecto en el que trabajó con la guionista Diablo Cody y cómo la industria cinematográfica la sexualizó durante sus mejores años.

Cuando “Jennifer’s Body” llegó a los cines el 18 de septiembre de 2009, fue recibido con una respuesta crítica muy mixta y con resultados de taquilla mediocres. Para Cody y Fox, parecía que la película había sido atacada por gente que tenía una idea preconcebida basada de que la estrategia marketinera del film se dirigía a los hombres jóvenes y ponía de relieve la supuesta sexualidad de la comedia de terror.

“En ese momento, tenía una relación tan tensa con el público, los medios de comunicación y los periodistas”, recordó Fox. “Creo que tuve una verdadera crisis psicológica en la que no quería hacer nada”, aseguró la actriz que se hizo reconocida en la industria cinematográfica luego de protagonizar las primeras películas de la franquicia de “Transformers”, de Michael Bay.

“No quería que me vieran, no quería tener que tomar una foto, hacer una revista, caminar por una alfombra, no quería que me vieran en público en absoluto porque el miedo porque tenía la absoluta certeza de que iba a ser objeto de burla, o de que alguien iba a gritarme, o de que la gente me atacaría por estar fuera así que pasé por un momento muy oscuro después de eso”, dijo la intérprete y modelo.

Para Fox, ser sexualizada y objetivada se estaba convirtiendo en un tema recurrente cuando se trataba de su carrera, y el plan de mercadeo para “Jennifer’s Body” era sólo otro ejemplo del problema. “No fue sólo esa película, fue todos los días de mi vida, todo el tiempo, con cada proyecto y con cada productor con el que trabajé”, recuerda. “Esto precedió a un punto de ruptura para mí”.

Según la actriz, su experiencia al hablar en contra de ser sexualizada por la industria fue recibida con una reacción significativamente diferente a la que reciben las actrices que comparten historias similares hoy en día. “Todos decían: ‘Oh, bueno, que te jodan. No nos importa, te lo mereces’. Porque todo el mundo hablaba de cómo te veías o cómo te vestías o de las bromas que hacías”, agregó Fox.

La actriz continuó explicando que no siente que “hay un espacio en el feminismo” para ella, a pesar de sus fuertes creencias en la igualdad. “Aunque me considero feminista, siento que las feministas no quieren que forme parte de su grupo”, dijo Fox. “¿Qué es apoyar a otras mujeres si sólo hay algunas de nosotras a las que apoyamos? ¿Si tengo que ser una académica o no amenazarte de alguna manera? ¿Por qué no puedo ser parte del grupo también?”.

“Considerando todas las cosas que han sucedido desde entonces, y que están sucediendo regularmente en estos tiempos con las historias de celebridades que tenemos todos los días, nunca hice una locura tan grande”, agregó. “Pero realmente me arrastraron a través de las brasas por mucho tiempo”, confesó sus sentimientos

En “El cuerpo de Jennifer”, Fox interpretó a la Jennifer que le da el título al film, quien es violentamente sacrificada en un ritual satánico por una banda de rock que busca hacer un pacto con el diablo. Ella termina siendo poseída por el mal y convertida en una súcubo, pero uno de los momentos más perturbadores de la película es cuando fue sacrificada y brutalmente asesinada.

Para Fox, en ese momento, esa escena le pareció una metáfora de sus experiencias en el mundo del espectáculo. “Me di cuenta de que al filmar esa escena, eso era realmente un reflejo de lo que sentía como mi relación con los estudios de cine en ese momento. Porque sentía que eso es lo que estaban dispuestos a hacer. Dejarme morir literalmente”, recordó la actriz.