Meghan Markle aclara que no fue “vetada” de la cumbre real en Sandringham

La familia real británica celebró una cumbre el lunes a la que Meghan no asistió.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2020/01/14/meghan-markle-aclara-que-no-fue-vetada-de-la-cumbre-real-en-sandringham/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T21:55:54-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T21:55:55-03:00">enero 14, 2020</time></a>

Meghan Markle fue la gran ausente en la cumbre real que ofreció la reina Isabel II el pasado lunes en la residencia de la monarquía en Sandringham. De ahí que los medios británicos comenzaran a especular sobre los motivos de la ausencia de la otrora duquesa de Sussex, algo que los críticos tampoco perdonaron, lo que debió llevarla a pronunciarse al respecto.

Meghan se encuentra en Vancouver, Canadá junto a su hijo Archie y desde allá su vocero emitió un comunicado para aclararlo todo: “Al final, los Sussex decidieron que no era necesario que la duquesa se uniera”, anunció el portavoz oficial de Meghan y Harry. Además, la actriz negó de esa manera que haya sido “vetada” de participar en la cumbre que reunió al resto de la familia real.

Cabe recordar que recientemente la reina Isabel se manifestó a favor de la decisión de su nieto menor y Meghan de alejarse de la vida en la realeza. “Aunque hubiéramos preferido que siguieran trabajando como miembros de la familia real a tiempo completo, respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia. Harry y Meghan han dejado en claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas”, enfatizó la monarca.

La decisión de Meghan Markle y el príncipe Harry de abandonar la realeza y mudarse lejos de la atención mediática ha significado un sacudón en todo el Palacio de Buckingham del que no está exento el padre de él, Carlos. De acuerdo a la prensa local, el príncipe está “herido” luego de conocer que su hijo menor renunció a su lugar dentro de la monarquía, en parte porque él mismo se encargó de financiar en secreto gran parte del estilo de vida que llevaban.

Parte de los fondos que sacó de su bolsillo el padre de Harry y William estuvo destinado a amoblar su hogar en Windsor, como una muestra del cariño hacia la pareja conformada por el benjamín del palacio y la exactriz de Hollywood. Reseñan los medios ingleses que el príncipe Carlos usó parte de sus ingresos privados del ducado de Cornualles para financiar la vida de Harry y Meghan y hacerla sentir cómoda.