Meghan Markle reapareció en un centro de ayuda a mujeres de Vancouver

La exactriz de Hollywood hizo su primera aparición pública lejos de la monarquía británica.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2020/01/15/meghan-markle-reaparecio-en-un-centro-de-ayuda-a-mujeres-de-vancouver/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-15T21:58:01-03:00">enero 15, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-15T21:58:02-03:00">enero 15, 2020</time></a>

En el Palacio de Buckingham la crisis que desataron Meghan Markle y Harry está lejos de terminar, pero mientras el nieto menor de la reina Isabel intenta negociar su salida de la monarquía, la exactriz de Hollywood reapareció en Vancouver, Canadá. Y es que sigue dispuesta a continuar con sus labores humanitarias, esta vez visitó un centro de ayuda para mujeres y niños en un barrio humilde.

Meghan ya comenzó a cambiar su estilo de vida, con un perfil tan bajo como siempre quiso y que al parecer nunca iba a llegar a tener siendo parte de la realeza. De manera que comenzó abandonando la lujosa mansión de 14 millones de dólares en Frogmore Cottage, propiedad de la familia de su marido. Los paparazzi la captaron subiendo a un hidroavión desde el aeropuerto de Victoria Harbour camino al centro asistencial.

De acuerdo a la prensa local, Meghan Markle fue visitada por un grupo de mujeres que administran el lugar situado en uno de los barrios más desfavorecidos del este de Vancouver. Durante toda su estadía se mostró muy sonriente, habló con todas las que se acercaron a conversar con ella y en cuanto al look, optó por algo bastante informal, una campera con capucha y botas que la cubrían del frío.

El refugio, que brinda comida y asesoramiento a mujeres y niños necesitados, compartió en sus redes sociales una foto junto a Meghan Markle y ocho mujeres con la descripción: “¡Miren con quién tomamos té hoy! La duquesa de Sussex, Meghan Markle, nos visitó para discutir temas que afectan a las mujeres en la comunidad”.

Meghan fue la gran ausente en la cumbre real que ofreció la reina Isabel II el pasado lunes en la residencia de la monarquía en Sandringham. De ahí que los medios británicos comenzaran a especular sobre los motivos de la ausencia de la otrora duquesa de Sussex, algo que los críticos tampoco perdonaron, lo que debió llevarla a pronunciarse al respecto.

Meghan se encuentra en Vancouver, Canadá junto a su hijo Archie y desde allá su vocero emitió un comunicado para aclararlo todo: “Al final, los Sussex decidieron que no era necesario que la duquesa se uniera”, anunció el portavoz oficial de Meghan y Harry. Además, la actriz negó de esa manera que haya sido “vetada” de participar en la cumbre que reunió al resto de la familia real.