Quiénes son las únicas personas autorizadas a acercarse a la reina Isabel II

Solo dos empleados del Castillo tienen acceso directo y exclusivo a la monarca.

Desde hace más de una semana la reina Isabel II permanece aislada en el Palacio de Windsor a raíz de la pandemia por coronavirus decretada por la Organización Mundial de la Salud. Desde entonces la Casa Real incrementó las medidas de seguridad para mantener a salvo a la máxima representante de la Corona y solo una persona -además de su marido- tiene acceso a ella.

Se trata de Paul Whybrew, uno de sus mayordomos de mayor confianza y es el único empleado del castillo que junto a su asistente personal Angella Kelly, tiene permitido acercarse a ella. En 2012 Paul tuvo una participación en el cameo de la reina para la inauguración de los Juegos Olímpicos.

La reina exigió que en las tomas apareciera su fiel acompañante dando la bienvenida a Daniel Craig, interpretando al Agente 007 y acompañándoles a su salida del Castillo. Sus 1,92 metros de estatura le hicieron merecer el apodo de “Tall Paul” (Paul el alto) y es una buena manera de distinguirlo de otro lacayo que trabajó para la realeza.

Paul Whybrew se hizo conocido por su lealtad hacia la reina. Y esa misma vocación de servicio fue reconocida por la monarca, que le otorgó condecoraciones en varias ocasiones, como la Real Orden Victoriana. El mayordomo tiene su propia casa cerca de cada una de las residencias de los miembros de la familia real.

“La reina adora a Paul. Es la presencia tranquilizadora perfecta que tener al lado en circunstancias como estas”, comentó sobre él una fuente al diario británico The Daily Mail. Por su parte, el periodista Christopher Andersen citaba en varias biografías la cercana amistad que llegó a desarrollar “Paul el Alto” con los más pequeños de la familia real.

Compartir en: