Coronavirus: ¡Yo no contagié al príncipe Carlos!

Tensión en la realeza por una acusación muy fea.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2020/03/26/coronavirus-yo-no-contagie-al-principe-carlos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-26T17:12:32-03:00">marzo 26, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-26T18:34:49-03:00">marzo 26, 2020</time></a>

El príncipe Carlos dio positivo en el test de coronavirus y la realeza británica quedó envuelta en una serie de teorías y paranoias sobre quién lo pudo haber contagiado. Además, se teme por la salud de la reina Isabel, de casi 94 años.

En declaraciones a la radio RTL, hoy habló otro príncipe, que también dio positivo por coronavirus. Se refirió a la especulación de la prensa británica y francesa de que uno de los miembros de la realeza pudo haber causado que el otro contraiga el virus después de una reunión a la que asistieron a principios de este mes.

Ambos miembros de la realeza asistieron al evento Water Aid el 10 de marzo. “Estaba en una mesa redonda para su fundación, pero nunca nos dimos la mano. Estaba en el otro extremo de la mesa, muy lejos ”, dijo el otro príncipe. “Nos saludamos el uno al otro, así que no creo que realmente pueda ser acusado de contaminarlo”, agregó con una sonrisa.

“Había muchas otras personas en el centro de congresos y sé que continuó sus actividades después por varios días”, continuó y agregó que el heredero del trono de Gran Bretaña “tenía muchas otras oportunidades para atraparlo”.

La mano culpable

Pero lo cierto es que se acusa al hermano de Carlos, al príncipe Alberto. Y es que fue el primero que desarrolló signos de la enfermedad después de su regreso de Londres, lo que provocó que se sometiera a una prueba el lunes 16 de marzo.

Un portavoz de Clarence House confirmó el diagnóstico de Carlos el miércoles en un comunicado, diciendo: “El Príncipe de Gales ha dado positivo por Coronavirus. Él ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás se mantiene en buen estado de salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días, como de costumbre “.

A su vez, según un comunicado emitido el jueves por la mañana desde el palacio de Mónaco, los médicos de Albert están satisfechos con su progreso y “no les preocupa el desarrollo de su estado de salud”. El continúa trabajando desde la oficina de sus apartamentos privados y permanece en contacto permanente con miembros de su gabinete, su gobierno y con sus colaboradores más cercanos”.