"Contagio" y el coronavirus

Este es el motivo por el que no debería compararse la película “Contagio” con la pandemia de coronavirus

Jude Law en "Contagio" (2011)

La película de 2011 ha sido una tendencia desde el brote de COVID-19, pero el virus representado en la película es muy diferente.
<a href="https://elintransigente.com/celebrities/2020/03/26/este-es-el-motivo-por-el-que-no-deberia-compararse-la-pelicula-contagio-con-la-pandemia-de-coronavirus/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-26T14:09:56-03:00">marzo 26, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-26T14:10:31-03:00">marzo 26, 2020</time></a>

Tras el brote de coronavirus COVID-19, películas de epidemias y desastres globales se han puesto de moda tanto en línea como en las plataformas de streaming. “Contagio” de Steven Soderbergh es probablemente uno de los mayores exponentes, dado que el filme de 2011 ha cobrado una inesperada popularidad, aún más que en su época de estreno en salas. Sin embargo, el virus necesita ser tomado seriamente pero sin infundir el pánico.

Es por eso que cabe destacar ciertas diferencias entre lo que se presenta en pantalla y la emergencia sanitaria actual que está afectando a todo el globo. En primera instancia la enfermedad representada en Contagio, conocida como MEV-1, es bastante diferente al COVID-19. Aunque comparten algunas similitudes, como muchas enfermedades infecciosas, también tienen variaciones notables.

La diferencia más importante entre el MEV-1 y el COVID-19 es que el virus representado en la película mata entre el 25 y el 30 por ciento de los infectados. Esto contrasta seriamente con la tasa de mortalidad valuada entre el 2 y el 3 por ciento del coronavirus. Aun así, ambos se muestran potencialmente más mortíferos para los ancianos, los que tienen condiciones médicas preexistentes y los que están inmunocomprometidos.

Se dice que el MEV-1 infecta a una de cada 12 personas en el planeta, resultando en 26 millones de muertes. Actualmente, se está alcanzado la cifra de medio millón de casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo, lo que resulta en un aproximado de 22.000 decesos. Pero aun así, cerca de 117.000 personas figuran como totalmente recuperadas.

Otra diferencia notable en cuanto a los afectados es que el VEM-1 tiene un fuerte impacto en los niños. La protagonista Beth Emhoff interpretada por Gwyneth Paltrow, propaga el virus a su hijo, y éste muere poco tiempo después. Por el contrario, los adultos mayores son los más susceptibles al COVID-19, pero los niños sólo representan un pequeño número de casos. El aspecto más similar, es sin embargo la forma de contagio.

En el filme se determinó que el MEV-1 se propagaba a través de la tos, los estornudos y los objetos o materiales que pueden ser portadores de la infección. Este es un aspecto en el que los dos virus coinciden, por lo que se hace hincapié en lavarse las manos de forma continua y diligente y evitar tocar la cara. Para más información sobre las medidas de prevención del coronavirus, te recomendamos este artículo previo.