"No puedo hacer dos pasos en la calle": La confesión de una estrella de "La Casa de Papel"

Uno de los actores de la prestigiosa serie se pronunció sobre el crecimiento de su fama internacional.

La Casa de Papel” es uno de los grandes éxitos en Netflix. La cuarta temporada de la serie fue vista por millones de personas y se convirtió en la ficción de habla hispana más vista en la historia de la plataforma de streaming. En una entrevista con “Teleshow”, Enrique Arce, quien interpretó a “Arturito“, hizo una revelación sobre su fama internacional.

“¡Mis padres no vieron ‘La casa de papel’! Mi madre no la entendió y no le gustaba mi personaje. Ella es muy mayor y para las personas como ella, es muy difícil seguir la serie. Me llamaba para preguntarme por qué un muchacho de anteojos estaba del otro lado del teléfono y daba indicaciones desde allí. Además, mis padres me han visto tanto en la pantalla… Hice trece series, algunas largas en el tiempo. Entonces, están cansados de verme, y como no fue un éxito en España, no lo vivieron como tal. Si hubiera sido una madre argentina seguro que sí la hubiera visto”, comenzó diciendo el oriundo de Valencia.

Después, el intérprete de 47 años hizo hincapié en que sus padres no son conscientes de lo que significa su figura en Argentina. “Ellos no se imaginan lo que pasa acá. No lo entienden. ‘Pero, ¿te paran y te piden una foto?’, ‘No, mamá. No es una sola. No puedo hacer dos pasos en la calle. Es de lo que más se habla’. Yo no querría que ellos creyeran que soy una estrella internacional porque yo soy Quique y quiero seguir siéndolo. Quiero mantener mi pequeña burbuja de cordura alrededor de mi profesión“, confesó.

En cuanto a la forma en que se mantiene con los pies en la tierra, Enrique aseguró: “La burbuja de cordura también la mantengo con mis cinco amigos del colegio, con quienes tenemos un grupo de WhatsApp en el que no se permite hablar de trabajo y mucho menos de que yo soy famoso. Nos conocemos desde los cinco años y somos un conserje de edificio, un panadero, un empresario, un neurocirujano, que es una eminencia mundial, y yo. Así que a ellos no les interesa nada del Enrique actor. La vida nos llevó para otro lado y somos muy conscientes en no hablar de trabajo ni del dinero que, lógicamente, varía entre unos y otros, porque seguimos siendo aquellos chavales que jugaban en el patio. No importa que uno gane mil pesos y el otro, cincuenta”.

Finalmente, Arce se describió a sí mismo. “Enrique es un chaval de Valencia que tuvo una infancia muy feliz, que viene de una de familia que se consideraría de alta burguesía, muy acomodada, que empezó a estudiar en el Colegio Marianistas, donde conoció a sus compañeros y se sacaba muy buenas notas. En un momento recibió una llamada para irse a estudiar afuera, hizo cuatro años de derecho empresarial y económico, pero dejó y el teatro entró en su vida para no irse nunca. Ahora, es una persona con bastante éxito en lo que hace, que también escribe, vive en Los Ángeles porque la vida lo ha llevado allí, y está en un momento muy dulce de su carrera”, concluyó.

Compartir en: