Keanu Reeves fue curiosamente engañado por un amigo y obligado a protagonizar una película

La estrella de “John Wick” incluso cobró una suma inferior a la de su co-protagonista.

A sus 55 años, Keanu Reeves ya ostenta con una carrera de más de 3 décadas, con más de 70 títulos en su nombre y se posiciona como uno de los actores más queridos de Hollywood. Sin embargo, hubo varios momentos donde el destino y las malas compañías le han jugado una mala pasada. Cerca del año 2000, la estrella venía de protagonizar “The Matrix” y estaba en un punto álgido en su carrera.

Sin embargo, Keanu había tomado una determinación:  tomarse algo de tiempo de las pantallas y dedicarse a su banda “Dogstar”. Pero esto no pudo ser, porque fue traicionado y obligado por contrato para trabajar en el olvidado filme “El Vigilante”. En reiteradas ocasiones Reeves ha afirmado ante la prensa que fue presionado para ejercer el protagónico en el thriller.

Según su relato,  su amigo en ese entonces Joe Charbanic, falsificó su firma y lo vinculó al proyecto contra su voluntad. El aspirante a cineasta,  estuvo a cargo de grabaciones de conciertos y otros trabajo para su banda de rock. Incapaz de probar de manera concluyente la acusación, Keanu Reeves finalmente accedió a tomar el papel en lugar de enfrentar una prolongada batalla legal.

La película lo retraba como un asesino amenazante que se burla del policía sobreexcitado de James Spader. En el momento de la filmación, hubo informes de que Reeves no estaba contento de que, lo que había previsto como un papel secundario, se hubiera convertido en el centro de la película. También se rumoreaba que se había indignado al descubrir que recibía 1,5 millones de dólares menos que su co-protagonista.

Ahora resulta que la molestia de Reeve era aún más profunda. “Nunca encontré el guion interesante, pero un amigo mío falsificó mi firma en el acuerdo”, dijo a un popular periódico tiempo atrás. “No pude probar que lo hizo y no quería que me demandara. Así que no tuve más remedio que hacer la película”. En el momento de su estreno, Reeves se negó a promocionarla. Sin embargo, la película pasó dos semanas en la cima de la taquilla de EE.UU, pero recibiendo críticas fatales.

Compartir en: