«La felicidad de ser campeón del mundo dura un segundo»

Sergio “Maravilla” Martínez se convirtió en uno de los boxeadores más importantes de Argentina de los últimos tiempos. Gracias a sus grandes actuaciones, el boxeo nacional volvió a estar en lo más alto del planeta y le abrió la puerta a otros boxeadores como Marcos “Chino” Maidana y Lucas Matthysse.

A pesar de todo, Maravilla reconoció que la alegría por sus logros fue efímera. «Me doy cuenta de que en una época quería ser campeón del mundo, daba todo y de hecho lo di. Cuando gané el cinturón mundial, llegué al vestuario, pregunté qué más había que hacer y me dijeron que era todo », comentó en diálogo con Infobae.

«La felicidad extrema esa de ser campeón del mundo, levantar el cinturón y volverte loco dura un segundo. No es que dura dos, tres, no, no. Dura uno. Pum, es una explosión», añadió.  «Después pisas tierra otra vez. Ahí me di cuenta de que está bueno lograr cosas extraordinarias en la vida. Pero en realidad descubrí que lo que hay que hacer de manera extraordinaria son las pequeñas cosas de cada día», remarcó.

Por otro lado, Martínez contó cómo vivía sus días en el boxeo profesional. «Me fui dando cuenta después de un tiempo, cerca de los 40. Pero por lo menos me di cuenta, cosa no menos importante. Me pasó de olvidarme de vivir el momento. Yo vivía con una fecha. La fecha eran equis meses adelante. Y se me pasó una eternidad de tiempo hasta que lo logré. Cuando gané eso dije: “Ah, ¿era esto nada más?”», comentó.

Maravilla continuó relatando su ajetreada vida durante sus épocas de boxeador profesional. «Llegué a un punto en el que vivía en un Fórmula 1 y yo quería bajarme de ahí. Realmente me estaba volviendo loco. No vivís una vida. Vivís 150 mil millones de pares de vidas y no está bueno», explicó.

«Lo que está bueno es que yo era consciente de que eso no era bueno pero que también sabía que era pasajero», agregó. «Sabía que en un momento no había canal de televisión en el que no me llamaran. No había entrevistador que no me llamase para una entrevista o estar un momento, un minuto aunque sea, una foto. Me daba cuenta de eso, pero pensaba vamos a esperar que esto se enfríe. Y para eso tengo Madrid. Madrid para mí es pisar tierra», reveló.

Por último, señaló cómo es su vida en la capital española. «Tengo un poquito de fama porque es lógico, hay gente que hace deportes y me pudieron haber visto. En un canal de televisión me pasaban muy seguido en una época. Después de retirarme comencé a ser famoso allá. Empezaron a pasar combates viejos míos y la gente pensaba que eran actuales. Pero sí, allá soy Sergio, el tipo común », cerró Maravilla Martínez.

<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/05/08/la-felicidad-de-ser-campeon-del-mundo-dura-un-segundo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-08T10:52:19-03:00">mayo 8, 2019</time></a>