Daniele De Rossi no jugará en Boca: el italiano estaría pensando en retirarse

Foto: Facebook AS Roma

El veterano de 36 años no ha aceptado la oferta de ningún equipo y podría estar colgando las botas en los próximos días.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/10/daniele-de-rossi-no-jugara-en-boca-el-italiano-estaria-pensando-en-retirarse/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-10T19:38:44-03:00">julio 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-10T20:09:13-03:00">julio 10, 2019</time></a>

Para Daniele De Rossi, el último tren ha pasado. Cegado por el amor a sus colores capitalinos, el volante defensivo, campeón del mundo con Italia en 2006, colgaría las botas este mes. No irá a Boca Juniors, como se había hablado últimamente. Pero tampoco tiene pensado viajar a Estados Unidos para escuchar ofertas de la Major League Soccer (MLS). El veterano futbolista prefiere el camino más sencillo, sin tantas complicaciones y que lo satisface más: retirarse y que la Roma sea su último equipo.

Hace algunos meses, el italiano había comentado su fanatismo por el equipo que ahora dirige Gustavo Alfaro. Sus declaraciones fueron contundentes y le dieron la vuelta al mundo. Muchos daban por hecho una inminente llegada al club. Pero el tiempo siguió pasando y las noticias eran nulas. La ilusión de los hinchas bosteros se fue diluyendo hasta quedar en el olvido. Y qué bien que le hubiese hecho a la Superliga la presencia de una figura como De Rossi.

Otros rumores que se habían estado divulgado en los últimos días, era el de viajar a suelo norteamericano. Según varios medios de Italia, como Corriere Dello Sport o La Gazetta, había un interés por parte de Los Ángeles Galaxy, equipo donde milita la estrella sueca Zlatan Ibrahimovic. Sin embargo, al parecer, no era nada formal. Claro que Daniele tampoco salió dando explicaciones ni nada referente a su futuro como deportista. Simplemente se mantuvo al margen, lo cual generó aún más expectativas.

Tiempo después, hace un par de días, aparecieron propuestas para mantenerse en la Serie A italiana. Eran ofertas bastante serias, sobre todo por parte de la Fiorentina, que estaba dispuesta a desembolsar una buena suma para quedarse con la experiencia del jugador en su plantel. Además, todo esto, se unía con el hecho de que De Rossi es muy amigo del director deportivo del equipo de Florencia, Daniele Prade y por supuesto, también conoce muy bien al entrenador Vicenzo Montella. Pero al igual que en los dos casos anteriores, pasaron los días y no hubo nada de negociaciones.

¿Cuáles son las razones para que el campeón del mundo en 2006 no haya querido declarar nada al respecto? Pues, es bastante claro. Simplemente, no quiere jugar con ninguna oncena. En lugar de eso, prefiere retirarse de manera oficial y así, dejar espacio a las nuevas promesas. Además, su idea siempre fue retirarse en la Roma, el equipo en el que debutó y conoció el amor hacia una misma camiseta. Y aunque desprendió vínculos con los capitalinos este año, su último equipo fue ese y para él, ir a algún otro lado, podría significar un golpe a su orgullo.

Con “la Loba”, De Rossi disputó 459 partidos, dejando un saldo de 43 anotaciones (13 en competencias internacionales) y 41 asistencia. Un jugador emblema no solo de la capital italiana, sino del fútbol de su país en general. Con la selección absoluta, logró su máxima gloria: la Copa del Mundo de Alemania 2006, tras ser uno de los protagonistas de aquella inolvidable victoria por penales contra la Francia de Zinedine Zidane. En “la Nazionale”, se vistió de azzurri en 41 juegos, con 6 tantos y un pase de gol.

Ahora, con 36 años recién cumplidos y muy pocas expectativas deportivas por cumplir, el jugador que tantas alegrías dio al fútbol italiano prefiere acabar con su carrera y dedicarse a una nueva pasión: ser entrenador. Al menos así lo ha publicado en las últimas horas el medio Sky Sport, luego de un reportaje de investigación y seguimiento. Al parecer, ni siquiera los colores de Boca o todo el dinero de la MLS, son suficientes para comprar una pasión y un amor eterno.