Piatek a tres tablas

Krzysztof Piatek, el polaco que buscará romper la “maldición del 9” en el Milan

Fuente: FIFA.com

Desde Filippo Inzaghi, ningún delantero rossonero ha logrado superar los 10 goles.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/10/krzysztof-piatek-el-polaco-que-buscara-romper-la-maldicion-del-9-en-el-milan/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-10T23:53:02-03:00">julio 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T00:34:36-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Dicen que las casualidades y las cábalas se terminan esfumando solas. Pero hay algunas que no son tan fáciles de eliminar. Ese es el caso de la famosa “maldición del 9” que acecha al A.C Milan desde hace siete años, cuando Filippo Inzaghi colgó las botas y heredó el mítico número rossonero. Desde ese entonces, la camiseta ha pasado por cinco futbolistas distintos, pero que han tenido algo en común: acaban marchándose por la puerta de atrás y con una sequía goleadora.

Este miércoles se confirmó quién será la próxima “víctima” que portará el número mágico al que todos le temen. Se trata de Krzysztof Piatek, el joven polaco que llegó a mediados de la temporada pasada y fue la salvación de un equipo que parecía perdido. Y es que justamente, el delantero de 24 años fue un pedido de la directiva del conjunto milanista durante la primera mitad del año.

Genaro Gattuso, que por ese entonces era el director técnico del equipo, necesitaba salvar la temporada de un casi inminente fracaso. Pero contaba con un delantero como Gonzalo Higuaín, que tenía la pólvora mojada y sus alternativas no eran las mejores. Con ese ambiente, llegó el polaco. Y vaya que resultó beneficioso su arribo a Milán. Proveniente del Genoa, Piatek ya era considerado un “killer” del área y lo corroboró con los colores rojinegros.

Desde el equipo genovés, el atacante llegaba con 13 tantos en su cuota personal. Con el equipo de la Madonnina, consiguió otras nueve conquistas y llegó a 21 dianas en toda la Serie A, metiéndose en su momento en la pelea por el “Capocannoniere“, que es la distinción al jugador con más goles anotados en la liga italiana. Finalmente, se vio superado por Fabio Quagliarella (Sampdoria), que alcanzó los 26 gritos.

Pero la tarea de Piatek ahora adquirirá valor doble. Si bien la campaña pasada llegaba como el “salvador” del equipo, ahora tendrá una nueva consigna mucho más importante: romper una maldición que ha atacado a todos los delanteros del equipo desde el legendario “Super Pippo”. Y es que, quien porta el “9” en el Milan, termina con una mala racha en su contra y siendo cedido por el club.

Todo comenzó en 2012, cuando Inzaghi decidió colgar sus botines. En ese momento, el “honor” pasó a espaldas de Alexandre Pato. El brasileño, que venía siendo considerado el mejor jugador del equipo, aceptó la responsabilidad con sabiduría, pero sin saber lo que ocurriría después. Dos goles en siete juegos, y luego lesiones consecutivas. Un declive total que lo hizo regresar al fútbol brasileño a la temporada siguiente.

Lo mismo ocurrió con Alessandro Matri, considerado el peor delantero en la historia del Milan (18 partidos, 1 gol). Atrás no se quedó Fernando Torres, que logró exactamente el mismo récord. Luego vino Mattia Destro (15 partidos, 3 goles), seguido de Luiz Adriano (36 partidos, 6 goles), pasando por Gianluca Lapadula (29 partidos, 8 goles) y, en los últimos años, André Silva (40 juegos, 10 goles) y Gonzalo Higuaín (22 partidos, 8 goles), quienes cerraron la lista de los que no pudieron con la maldición.

Ahora, el polaco Piatek tendrá la dura tarea de ser quien destruya toda esta cábala y demuestre que, para un buen delantero, no hay fenómeno paranormal que le impida ser lo que es: un auténtico goleador. Pero una cosa es decirlo y otra es hacerlo. Así que le queda una temporada a la joven promesa para empezar a actuar, antes de que sea demasiado tarde.