Marcelo Barovero: “En México se siente la misma presión que en Argentina”

Fuente: Twitter Monterrey

El arquero de Rayados de Monterrey analizó su presente en el país azteca, luego de su exitoso paso por River Plate.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/11/marcelo-barovero-en-mexico-se-siente-la-misma-presion-que-en-argentina/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T11:23:26-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T11:23:27-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Durante el mes de junio de 2016, Marcelo Barovero tomó la decisión de abandonar River Plate para sumarse al Necaxa de México, buscando una mayor tranquilidad en su vida, teniendo en cuenta la forma en la que se vive el fútbol en Argentina. En una larga entrevista con La Nación, el exarquero del Millonario dio a conocer algunos detalles de su actualidad en la Liga MX, donde representa a los Rayados de Monterrey.

En primera instancia, Trapito valoró su paso por el Necaxa, donde brilló para llegar a uno de los clubes más importantes del país azteca. “Siempre fui proyectando los pasos en mi cabeza. Y veía que había posibilidades de ir a un grande de México si hacía las cosas bien en Necaxa. En cada libro de pases uno tiene el sueño de que haya algún ruido; después mi señora me agarra de la oreja por tantas mudanzas, ja”, destacó.

Consultado acerca de las exigencias que hay en México, el portero fue contundente. “Es similar a Argentina, lo que cambia es el entorno. Ves cualquier partido, hasta la final de Concachampions que tuvimos nosotros con Tigres, el clásico de la ciudad, que además es la más futbolera del país, y los hinchas lo viven mezclados en la tribuna sin problemas. Se vende cerveza en la cancha, se hace el banderazo de un equipo y los hinchas del rival están ahí filmando”, manifestó.

Sin escatimar en sus declaraciones, Marcelo profundizó: “Lo viven como un gran show y con muchísima paz. Después, la exigencia es la misma: tenés que cumplir un objetivo por semestre y, si no lo cumplís, te llaman a la orden. El sistema de disputa del campeonato también ayuda a que haya menos presión, porque hay que entrar entre los ocho y listo; después, la liguilla es un torneo aparte. Se vive con pasión, pero la gente no se desborda. Se tolera la derrota y se aplaude al que gana. Así de simple”.

Además, dejó en claro que los futbolistas también viven cada torneo con la máxima responsabilidad. “Sin dudas se siente la misma presión. Cuando el director deportivo de Rayados me dijo que me querían, me explicó que el equipo llevaba cinco años sin ser campeón de Concachampions y siete de Liga (ahora son nueve), y además el equipo venía de perder una final de Liga contra su máximo rival y en nuestro estadio. Me explicó que el único objetivo era salir campeón. La presión es la misma; además, cuando tenés la chance de ser campeón, lo único que querés es que no se te escape”, reconoció.

Sin embargo, Barovero hizo hincapié en que una de las grandes diferencias con Argentina tiene que ver con los aficionados: “En la última semifinal contra Tigres, salí lesionado y los hinchas del equipo rival me aplaudieron. De hecho, agradecí los aplausos. Uno adentro de la cancha defiende sus colores y no lo digo de tribunero, no me gusta serlo, pero siempre respeté mucho al rival, no me siento ni más ni menos que nadie”.

El arquero de 35 años concluyó la entrevista contando por qué tomó la decisión de abandonar River Plate, cuando estaba atravesando uno de sus mejores momentos en su carrera como profesional. “Lo había analizado muchísimo. El cambio nos vino muy bien a mí y a mi familia, estamos muy felices. Al principio cuesta un poco bajar de lo que es un club enorme como River a vivir la normalidad, por decirlo de cierta manera. El fútbol me ha dado demasiado: me tocó jugar en todas las divisiones y a todos los niveles, y ahora disfruto de esta etapa en el exterior. Encontré un equilibrio entre trabajo y familia. Algunas veces descuidás a la familia y a los amigos. Había que tomar una decisión, y creo que fue la correcta, tampoco podía joder a River con mis actuaciones”, finalizó.