Rodrigo Mora: “Me llevo muchas cosas lindas de todo lo que pasó en River Plate”

Fuente: Twitter River Plate.

En diálogo con La Nación, el uruguayo palpitó su partido de despedida, que tendrá lugar en el Monumental.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/12/rodrigo-mora-me-llevo-muchas-cosas-lindas-de-todo-lo-que-paso-en-river-plate/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T11:00:32-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T12:03:48-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Pasó más de medio año desde que Rodrigo Mora anunció su retiro del fútbol profesional. Como consecuencia de los distintos problemas musculares que sufrió el uruguayo derivados de una dura lesión en su cadera, el exdelantero de River Plate optó por colgar los botines a los 31 años. A falta de algunas horas para que realice su partido despedida, que tendrá lugar en el Estadio Monumental, el charrúa concedió una entrevista al periódico La Nación.

En primera instancia, el exatacante recordó el fatídico momento en el cual se enteró de lo que padecía. “Cuando volvimos del Mundial de Clubes, desbordaba de alegría, más allá del dolor que tenía. Me fui de vacaciones a Uruguay y volví el 27 de diciembre a Buenos Aires por un estudio, pero no quería saber nada. Si me decían los resultados, podía pasar mis peores vacaciones. Necesitaba disfrutar y me la podía ver venir, pero no estaba preparado. Cuando me llamó mi representante yendo al club, caí en un llanto muy grande. Solo. No podía ni hablar, no pude contestarle. Se me vino una angustia encima”, comenzó explicando el protagonista.

“Entré al club y, Diego Moreno, seguridad del plantel, me dio un abrazo fuerte. Me fui y le pedí a mi representante que le dijera a Gallardo que volvía después del entrenamiento. No podía ver a los chicos. Cuando regresé, entré por atrás y fui derecho a hablar con Marcelo. Pero tampoco me pude contener. Yo seguía sin poder hablar. Me dio un abrazo enorme, porque mi relación con él no era solo técnico-jugador. Siempre me aconsejó con mi hijo, mis cosas, mi familia, en situaciones que no sabía actuar. Y en un momento me dijo: ‘Rodri, tenés que quedarte tranquilo porque diste todo lo que tenías. Hay jugadores que van a jugar más, pero no sé si dan todo. Llevate todo eso, el cariño de la gente y la persona que sos, porque no te quieren solo por los goles’. Esas palabras fueron una caricia”, agregó después el oriundo de Rivera.

No obstante, la Pulga valoró su trayectoria. “Si me decían antes de la operación que iba a volver a jugar y encima le iba a ganar la final a Boca, te lo firmaba sin mirar. Yo exprimí todo lo que tenía y no me arrepiento de nada. El último año di todo y estoy feliz porque valió la pena, más allá de que ahora cuando salí de mi casa venía rengo y decía: ‘puta madre, no puede ser que no pueda ni caminar’. Pero estoy tranquilo. Se logró algo que los hinchas de River nunca olvidarán. Es eterno”, afirmó.

El intérprete mantuvo la misma línea y sumó: “Me llevo muchas cosas lindas de todo lo que pasó. Después de la operación me hacían notas y me preguntaban por el partido de la Supercopa ante Boca. Y yo era feliz con estar en el banco, y terminé jugando los noventa minutos. Corrí como si no me hubiese pasado nada. Dios me dio la oportunidad de volver a jugar y encima estar entre los once y ganarle una final a Boca en un partido histórico. Por eso rompí en llanto esa noche: no podía creerlo, más después de todas las cosas feas que se dijeron. A la mañana, Gallardo me dijo que iba a ser titular. La noticia me puso súper feliz porque confiaba en mí para un partido tan decisivo. Marcelo me dijo: ‘Rodri, si vos cumplís esta función para el equipo, el partido lo ganamos’. Y así fue”.

Posteriormente, Rodrigo se deshizo en elogios al hablar de Marcelo Gallardo. “El Muñeco es una persona muy inteligente tanto él como el cuerpo técnico, ve las cosas, las siente y te exprime lo mejor. Cuando él siente que no estás en tu mejor momento, mete mano y la emboca. Y vos decís: ¿cómo hace? Es increíble cómo le pega a todo con su intuición. Él me devolvió la confianza. Me sentí querido y, más que nada, respetado. Todo lo que salió fue natural, más allá de que Gallardo y su cuerpo técnico le saca lo mejor a su equipo. Yo no me quería ir, pero me fui porque no estaba siendo feliz. La cabeza me volaba. Pero las cosas pasan por algo. Me fui y volví para poner mi granito de arena para ganar todo”, resaltó.

Por último, Mora palpitó el cotejo que tendrá lugar este sábado en el Estadio Monumental, en el que será homenajeado: “En algún momento pienso y sueño en eso porque quiero despedirme adentro de la cancha. Me hubiera encantando despedirme de otra manera, pero lamentablemente no pude, la vida no me dejó. Pero la despedida va a ser muy linda. El cariño de la gente fue muy importante para mi recuperación. Me ha hecho muy feliz y espero disfrutar del Monumental, que sea una fiesta con mis compañeros con los ídolos del club, con los que alguna vez me hubiera encantado jugar así que voy a aprovechar este momento para hacerlo. Quiero ponerme los cortos y entrar a agradecerle el cariño a toda la gente de River”.