Gabriel Milito se rindió a los pies de Pep Guardiola y José Néstor Pékerman

Fuente: Twitter Estudiantes de La Plata.

El entrenador de Estudiantes de La Plata elogió a dos de los técnicos que más lo influenciaron en su carrera.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/13/gabriel-milito-se-rindio-a-los-pies-de-pep-guardiola-y-jose-nestor-pekerman/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T12:51:52-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T12:51:53-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Gabriel Milito es uno de los integrantes de la nueva camada de entrenadores de nuestro país. Tras un breve paso por el Club Deportivo O’Higgins de Chile, el exzaguero retornó a Estudiantes de La Plata para llevar a cabo su segundo ciclo en el Pincha. En diálogo con el diario Marca, el nacido en Bernal se rindió a los pies de Josep Guardiola y José Néstor Pékerman.

“A lo mejor se creen que Guardiola es un entrenador que solo le gusta el juego de ataque. Pasarse la pelota porque estéticamente queda muy bien y que defensivamente no le da tanta importancia al trabajo. Y no es así. Es fanático del ataque y fanático de la defensa. Muchas veces nos quedamos con una sola parte porque es tan grande lo que va generando con sus equipos en ataque, pero sostener el arco invicto durante tantos años no es para nada sencillo. Ser el más goleador y menos goleado, habla un poco de lo que es el fútbol para él”, comenzó diciendo el protagonista.

Asimismo, el Mariscal se refirió a aquellos entrenadores que intentaron imitarlo. “Obviamente que la calidad de los futbolistas tienen mucho que ver en el desarrollo del juego, pero después tiene que ver mucho en el entendimiento del entrenador del juego y de distintas situaciones. En como lo traslada a los jugadores para que lo entiendan de la mejor manera posible. En ese aspecto, Pep tiene una lectura previa a cada partido muy buena. Cada movimiento que va haciendo, hace que sus equipos sean incontrolables”, manifestó.

Con respecto a su etapa en el Fútbol Club Barcelona, el timonel de 38 años valoró: “Me tocó vivir desde adentro una etapa extraordinaria. Algo que nunca me hubiese imaginado cuando empecé mi carrera. Es muy difícil que se repita. Era entrar a la cancha y sentir que eras invencible con ese equipo. Yo estuve un año y medio sin jugar por una dura lesión. Pero al mismo tiempo siento que si te tiene que pasar algo grave como lo que me sucedió, estuve en el mejor lugar. Tuve una contención muy grande por parte del club, del cuerpo médico, del cuerpo técnico, de mis compañeros. Me ayudo mucho todo eso para salir adelante”

Después, Milito destacó a José Néstor Pékerman, quien también lo influenció mucho. “Tuve grandes entrenadores en mi carrera. Hablo de Pékerman y Pep por lo que me enseñaron en el inicio y en la recta final de mi carrera. Pékerman me agarró cuando tenía quince años donde tácticamente me iniciaba y empezaba a entender algunas cuestiones que él profundizó. Ahí aprendí a jugar con línea de cuatro, con línea de tres, el respaldo al lateral, el respaldo al contención o al central derecho. Las distintas opciones de pases a la hora de iniciar la jugada a través de los movimientos de los receptores”, resaltó.

Sin embargo, con Pékerman no solo aprendió cuestiones futbolísticas: “También con el comportamiento, nosotros teníamos quince años pero nos trataban como profesionales. Fue una escuela, tiene una capacidad increíble para explicar lo que quiere. Esa etapa me marcó toda mi vida y toda mi carrera futbolística. Hoy como entrenador, mucho de los valores que aprendí con José y su cuerpo técnico los sostengo y los transmito. Después también los tuve en la Sub-23 y jugué un Mundial con la mayor. Tuve la suerte de hacer todo el proceso desde el año 1995 hasta el 2006”.

Pese a su gran relación tanto con Pep como con José, Gabi hizo hincapié en que no los utiliza como una fuente de consulta permanente. “No me gusta molestarlos. No me gusta pasar por la situación esa de saber si estoy molestando o no. Con Pep hace mucho que no hablo, tengo una gran relación. Nos hemos juntado en Alemania y cuando vino a Argentina. Y con José lo mismo, hace poco me lo crucé en un evento y tuvimos una linda charla de fútbol. Intento seguir sus equipos para aprender e incorporar opciones, si las comprendo y encuentro el sentido de porqué se hacen”, confesó.