La enfermedad con la que Franz Beckenbauer había luchado en secreto los últimos meses

Fuente: Facebook oficial Bayern Munich

El exfutbolista alemán sufrió la pérdida de visión de su ojo derecho.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/13/la-enfermedad-con-la-que-franz-beckenbauer-habia-luchado-en-secreto-los-ultimos-meses/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T00:14:16-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T00:14:17-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Algunos recordarán a Franz Beckenbauer. Aquel zaguero central de la antigua Alemania Federal. Campeón del mundo en 1974 y ganador de numerosos trofeos en su época dorada con el Bayern Munich. Pues, como si de un mago se tratase, el mítico exfutbolista, hizo una reaparición ante el ojo público el pasado viernes durante la celebración de un torneo benéfico de golf que llevaba su nombre. Ahí, confesó una tragedia que nadie esperaba.

“El Kaiser” como era apodado en sus tiempos de jugador, tenía ya varios meses que no aparecía a nivel social. Al no estar tan vinculado con el mundo del fútbol actualmente, no se hizo tan mediática su “desaparición“. Sin embargo, se ha hecho viral su presencia. En un torneo de golf conmemorativo para recaudar fondos, el alemán dio a conocer que sufrió la pérdida de visión en uno de sus ojos.

Específicamente, Beckenbauer explicó que sufrió un infarto ocular en su ojo derecho. Esto ocurre cuando la retina se reseca demasiado y no se es tratada con inmediatez. Entonces, el ojo empieza a perder quedarse poco a poco sin visión, hasta el punto en que deja de funcionar. En otras palabras, es la pérdida irreparable de uno de los órganos de visión.

Sin embargo, el campeón del Mundial de 1974 aclaró que en su caso, la enfermedad va cerca del 95% de efectos, pero que dentro de poco ya se habrá completado la pérdida general. “Llevo tiempo con problemas de salud, eso se sabe. Hace poco estuve en un clínica especial porque me diagnosticaron problemas circulatorios en el ojo derecho, lo que resultó ser un infarto ocular. Ahora no veo casi nada”, destacó ante los medios locales.

Esta es toda una tragedia y más cuando se trata de uno de los jugadores que han marcado un antes y un después en la historia del fútbol. Sin embargo, pese al mal momento que pasó cuando se enteró del diagnóstico y a lo difícil que ha sido asimilarlo, el alemán actualmente lo toma con humor. “Les pido de corazón una cosa, que me perdonen si voy caminando, no los veo y me choco con alguno de ustedes”, bromeó entre risas.

Pero para sorpresa de muchos, el exdefensor del Bayern también se encargó de dejar saber a los presentes que su enfermedad no es algo que surgió de un día para otro, sino que nació hace bastante tiempo y se fue expandiendo hasta llegar al punto en el que se encuentra actualmente. “Llevo tiempo con problemas de salud, eso se sabe. Hace poco estuve en un clínica especial, donde me diagnosticaron el infarto ocular”, comentó.

El ganador del Balón de Oro al mejor jugador del mundo en 1972 y 1976 tuvo un pasado plagado de éxitos como futbolista. Más de diez años en el club de sus amores, el Bayern Munich, donde fue amo y señor del equipo y ganó infinidades de torneos locales y distinciones individuales. Con la selección alemana, fue ganador de la Copa del Mundo celebrada en la parte occidental de su país y también monarca de la Eurocopa de Bélgica 1972.