¡Sorpresa en Alemania! El Bayern perdió el invicto ante el Hoffenheim

Fuente: Web del Bayern Múnich.

El conjunto dirigido por Niko Kovac no pudo aprovechar la localía y puso en riesgo la cima de la Bundesliga.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/05/sorpresa-en-alemania-el-bayern-perdio-el-invicto-ante-el-hoffenheim/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-05T14:09:34-03:00">octubre 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-05T14:09:35-03:00">octubre 5, 2019</time></a>

La Bundesliga de Alemania está cada vez más interesante y se está convirtiendo en el campeonato más parejo del momento. Aunque nombre por nombre, hay equipos mucho mejor valorados que otros, es un hecho que siempre existen las sorpresas. Ese fue el caso que ocurrió en la jornada sabatina, cuando el Bayern Múnich fue sorprendido como local en el Allianz Arena y cayó 1-2 ante el Hoffenheim.

Los locales fueron los primeros en aparecer, aunque no precisamente en el marcador, pero sí con respecto a ocasiones creadas. Pihlippe Coutinho, que ha tenido un regreso triunfal a su antigua versión, estuvo haciendo estragos la defensa visitante y pudo haber inaugurado la pizarra, con un disparo potente de larga distancia en el minuto 16 de compromiso.

Hubo que esperar hasta el minuto 54 del complemento para poder ver la primera anotación. Y para sorpresa de muchos, fue para la visita. Sargis Adamyan se filtró en el área bávara y tenía el perfil para sacar un centro de derecha. Sin embargo, el delantero se avivó e hizo un magnífico enganche para su pierna zurda. De ese modo, metió un zapatazo raso que se incrustó en la arquería de Manuel Neuer.

El coraje y agresividad del conjunto dirigido por Niko Kovac fue constante. Por eso, llegaría el resultado de tanto esfuerzo al minuto 74. Joshua Kimmich jugó para Thomas Muller y el alemán supo cómo resolver para meter un centro al área. El pase fue certero y preciso, justo en la cabeza de Robert Lewandoski. El polaco, goleador nato, no tuvo mayor problema para mandarla a guardar.

Pero la alegría del Bayern duraría poco. Cuatro minutos más tarde, el mismo Adamyan sentenciaría su doblete persona y el segundo de la visita. El artillero, que estaba encendido e intratable, recibió una pelota suelta en la frontal del área, muy cerca de la medialuna. Allí, decidió hacer un par de amagos y luego sacó un remate potente, rastrero y al costado izquierdo del guardameta.