“La Generación Dorada genera respeto y admiración”

Sergio Hernández, se refirió a la importancia que aún tiene ese histórico plantel en el deporte mundial.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/12/la-generacion-dorada-genera-respeto-y-admiracion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-12T10:22:44-03:00">octubre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-12T10:22:49-03:00">octubre 12, 2019</time></a>

Está claro que la Generación Dorada marcó un antes y un después en el deporte mundial. El elenco nacional es el único que ha podido romper la hegemonía de Estados Unidos en el básquet olímpico que desde la aparición de los jugadores NBA solo tuvo dos campeones: los norteamericanos en seis oportunidades y Argentina en la restante.

Sergio Hernández, quien consiguió la medalla de bronce en Beijing 2008 con este equipo, reveló la importancia que tiene ese grupo de jugadores a nivel mundial. “Ellos conservan la misma generosidad que tenían en la cancha y por eso consiguieron lo que consiguieron. Vos los nombrás y se paran los serbios, los croatas, los dominicanos… Generan respeto y admiración”, afirmó.

El seleccionador se refirió al aliento que realizaron los jugadores de la Generación Dorada en el Mundial de China. “No me extraña que hayan disfrutado y que se hayan hecho hinchas sin importarles el ego. Si no sos de esa madera, podías pensar en que se iban a olvidar de vos si salíamos campeones. A ellos les chupaba un huevo”, manifestó el Oveja.

Por otro lado, destacó a Manu Ginóbili quien viajó a las últimos dos partidos. “Manu (Ginóbili) empieza viendo la semifinal con un saquito al lado de un Kobe Bryant impecable y a los 10 minutos era un barrabrava chivado que agitaba, daba indicaciones y no le importaba Kobe. A cada uno nos dio uno de esos abrazos que no permiten disimular la emoción que ese tipo tenía”, afirmó.

Por último, se refirió a las similitudes entre los subcampeones del mundo y la Generación Dorada. “Pensé que íbamos a tardar más tiempo en conseguir, es que es un grupo también valiente al asumir o entender que cuando entrás a la cancha, podés ganar o perder. Si bien somos un grupo muy orgulloso y una derrota nos dura tres días, la aceptamos como parte del juego”, cerró Sergio Hernández.