En lo que va del año, ya cerraron 400 panaderías por la crisis

Fuente: Facebook FIPPBA

Así lo indicó un informa de la ONG Defendamos Buenos Aires, realizado sobre 3.200 locales.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/06/11/en-lo-que-va-del-ano-ya-cerraron-400-panaderias-por-la-crisis/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-11T10:34:50-03:00">junio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-11T11:10:21-03:00">junio 11, 2019</time></a>

En medio de la crisis económica que golpea a todos los sectores, un total de 400 panaderías de Capital Federal y el Conurbano bonaerense cerraron sus puertas en lo que va del año. Así lo estableció una encuesta realizada entre más de 3.200 locales del rubro, que dio cuenta de las problemáticas que deben enfrentar los panaderos y la caída de las ventas que no vuelven redituable el negocio.

En el informe, realizado por la ONG Defendamos Buenos Aires, se señala que “el rubro panadero, con un kilo de pan a $ 100 y una docena de facturas a $ 220, se encuentra en una profunda crisis, azuzada por la recesión y una consecuente caída del consumo”. Además, desde la entidad dirigida por Javier Miglino, explicaron que además de los panificados, a esta situación se le suma “el aumento de alquileres, tarifas de luz, gas y agua más aumentos de insumos como la harina, la leche, la manteca, la leña (en el caso de las panaderías artesanales), los dulces de membrillo y batata y un largo etcétera”.

“De ese modo poco más de 390 establecimientos; 161 en Capital Federal y 229 en provincia de Buenos Aires, debieron bajar la persiana”, reconocieron. Según informaron desde la ONG, para realizar esta encuesta se pusieron en contacto con “todas las cámaras del sector en el distrito AMBA que incluye a la Capital Federal más el Conurbano bonaerense, donde se encontraban en actividad 3.200 establecimientos a enero de 2019”.

Al realizar un análisis de la escena actual, observaron que “de ese total, 390 han cerrado, con lo que ha desaparecido el 12,5 por ciento del total panaderías”. Sin embargo, reconocieron que “esta vez no será como en 2009 y 2015 cuando también hubo cierres, porque según nos cuentan los afectados en aquellos tiempos, la mayoría de los empleados despedidos optaban por abrir su propio despacho de pan, con lo que aprovechaban la crisis transitoria para independizarse”.

“En este contexto de crisis los más de 1.500 empleados (unos cuatro por panadería), terminarán en la calle, con una indemnización que les alcanzará para unos meses”, explicó Miglino y sostuvo que “si no consiguen un nuevo trabajo en ese lapso irán derecho a la pobreza; tal como ocurrió con muchos empleados de panadería en el bienio 2001/2002”.

Según el informe, los barrios más afectados de Capital Federal fueron Belgrano, con 4 cierres; Barrio Norte, con 9; Palermo, con 9; Núñez, con 7; Centro y Puerto Madero, con 7; Retiro, con 8; Recoleta, con 9; Almagro, con 9; Balvanera, con 6; San Telmo, con 6; Villa Urquiza, con 6; Liniers, con 6; Flores, con 6 cierres; Mataderos, con 6; Villa Devoto, con 7; Congreso, con 6; y Chacarita, con 6.

Por otro lado, las localidades más afectadas en la Provincia de Buenos Aires fueron  Pilar, con 6 cierres; San Isidro, con 6; San Martín, con 5; Lomas de Zamora, con 6; Avellaneda, con 5; Ramos Mejía, con 5; La Plata, con 9; Florencio Varela, con 6; Morón, con 5; San Justo, 5; Quilmes, con 5; Olivos, con 5; Vicente López, con 5; Bernal, con 5; José León Suárez, con 5; Villa Ballester, con 5; Burzaco, con 5; Merlo, con 8; Moreno, con 9; Tablada, con 5; Tigre, con 8; Claypole/Rafael Calzada, con 5; Gerli, con 5; Don Torcuato, con 5; Ciudad Madero, 5; Haedo, con 5; San Fernando, con 8; Hurlingham, con 6; y José C. Paz, con 6 cierres.