La guerra comercial hace presagiar una nueva recesión económica global después de una década

Hay ciertos indicadores que advierten que la recesión llegará tarde o temprano.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/08/10/la-guerra-comercial-hace-presagiar-una-nueva-recesion-economica-global-despues-de-una-decada/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-10T17:21:28-03:00">agosto 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-10T17:26:00-03:00">agosto 10, 2019</time></a>

Desde hace ya varios meses a esta parte, Estados Unidos y China mantienen una guerra comercial que pone en vilo al resto de la economía global y presenta un escenario de riesgo latente en el que se teme por una recesión económica a nivel global. Esto es así porque esta situación ha golpeado con dureza a casi todos los mercados del mundo, principalmente a los emergentes.

Si bien nadie puede dar certezas de que la recesión ocurrirá, hay ciertos indicadores económicos que hacen presagiar que este hecho ocurrirá tarde o temprano. Sumado a ello, una encuesta realizada por Absolute Strategy Research a 200 instituciones financieras dio como resultado que hay un 45% de chances de entrar en recesión económica a nivel global.

Por un lado, la economía de Estados Unidos juega un rol fundamental. La fortaleza de esta se constituyó principalmente sobre la base de la tasa de interés que es fijada por la Reserva Federal y que fue de cero en diciembre del 2008. Esta situación se modificó radicalmente una década después. Sucede que en el mismo mes del 2018 la tasa de interés fue fijada en 2,5%, lo que encendió la alarma en la economía norteamericana.

Por otro lado, los bonos del Tesoro de algunos de los países que son potencias industriales son consideradas estables y confiables y se convierten en la preferencia de los inversores. Sin embargo, en los últimos días hubo una migración de capitales desde las principales bolsas hacia mercados de Asia, Wall Street y Europa.

Paralelamente, el crecimiento global de la economía dio síntomas de desaceleración. El informe del Banco Mundial espera que la economía global crezca este año un 2,6%, por debajo de lo que se esperaba y denotando una fuerte desaceleración desde los más de 3% registrado el año pasado. En este sentido, remarcó que las economías emergentes y en desarrollo serán las más golpeadas por la caída de la inversión y los riesgos sustanciales.

La otra causa es la ocasionada por la guerra comercial entre país norteamericano y el asiático. En esta disputa, la devaluación del renminbi (la moneda china cuya unidad es el yuan) propició una compleja problemática, cayendo 1,5% y cruzando la barrera de los siete yuanes por dólar, cerrando en 7,0340 por unidad y agravando esta situación.

Esto se debió en base a la decisión del Banco Popular, que llegó después de que Estados Unidos anunciara tarifas del 10% contra bienes chinos por 300.000 millones de dólares. Esta situación de golpe tarifario y devaluación, son los últimos capítulos que presenta la novela de la creciente tensión entre las dos primeras economías del mundo.