Bodegueros reclamaron una mejor política arancelaria para facilitar el ingreso a nuevos mercados

Además, reflejaron su preocupación por el sobrestock y el impacto de la inestabilidad cambiaria en su actividad.
<a href="https://elintransigente.com/economia/2019/09/12/bodegueros-reclamaron-una-mejor-politica-arancelaria-para-facilitar-el-ingreso-a-nuevos-mercados/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T09:17:51-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T09:27:49-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

La primera edición del Encuentro Internacional de Compradores de Vino a Granel sirvió de puntapié para que las bodegas y fincas argentinas que se dedican a producir varietales y genéricos pudieran superar las limitaciones del comercio interno. En este sentido, la feria organizada por la Cámara Argentina de Vinos a Granel, entre otras entidades, les permitió a las pymes nacionales darse a conocer ante importadores de 14 países diferentes y comenzar a entablar relaciones de negocios con ellos.

Desde hace ya algunos años, el sector se ha visto perjudicado por las dificultades para colocar sus productos en el mercado interno. “Necesitamos mover volúmenes que no se están moviendo en el merado local. Por eso, estamos tratado de hacer lo posible para salir al resto del mundo”, aseguró Juan Pablo Murgia, de Bodega Vistalba. Esta visión fue compartida por Daniel Llaver, de Don Felipe, quien destacó que, a pesar de la buena calidad de los vinos, “tenemos un sobrestock y los precios están muy malos en el mercado interno”.

Los bajos valores que tienen los vinos a granel nacionales vuelven a la Argentina un mercado interesante para los compradores extranjeros. Sin embargo, Rubén Ariel Panella, de Fecovita, explicó que “esta competitividad que estamos logrando hoy en día es a costa del sacrifico del productor, que no está teniendo la rentabilidad suficiente como para sostener su cultivo”. Al respecto, hizo hincapié en la necesidad de ajustar los precios y de “mejorar el sistema arancelario, porque si no el productor hace todo el esfuerzo”.

El bodeguero señaló además que, si bien existen posibilidades concretas de exportar, el tiempo juega en contra de las pymes vitivinícolas. “Necesitamos un año o año y medio para exportar ese volumen, pero también necesitamos que el precio se recupere más rápido”, indicó, al tiempo que resaltó los operativos que lleva adelante el Gobierno de Mendoza para retirar el stock sobrante del mercado.

Con respecto a lo anterior, se destaca que la administración del gobernador Alfredo Cornejo anunció a fines de agosto en un comunicado “una nueva operatoria de compra de 100 millones de litros de vino tinto genérico, a un ritmo de entre 15 y 20 millones de litros por mes”. La misma se puso en marcha este mes y se extenderá hasta marzo del año que viene, “con el fin de tonificar los precios de cara a la próxima cosecha”.

Otro de los reclamos de los productores es la mejora de las políticas arancelarias, ya que buscan posicionarse como líderes en exportaciones dentro del hemisferio sur. En esta cruzada, deben competir con Chile, que cuenta con una importante ventaja competitiva a nivel de tasas. “Tenemos que seguir trabajando mucho como país en materia de acuerdos comerciales, en la apertura al mundo y en mejorar nuestro nivel arancelario. Hoy en día, es muy difícil competir con Chile o Australia justamente por este tema y eso nos perjudica la llegada a distintos destinos”, reclamó Panella.

Llaver agregó a lo anterior el hecho de que “aun teniendo el mismo precio, los importadores les compran a los chilenos, incluso si nosotros ofrecemos una mejor calidad, porque les aseguran estabilidad en el tiempo”. El bodeguero destacó la incertidumbre que rodea a la actividad en el país, ya que “nosotros podemos cerrar un negocio hoy y mañana, a lo mejor, cambió todo y no podemos seguir abasteciendo al cliente o asegurarle la misma calidad”.

En este escenario de inestabilidad, el dólar no pasó desapercibido. Juan Pablo Cánepa, de Bodega Bueyes, explicó que los vinos a granel “son como comodities que no tienen precio. Sabemos cuánto salen afuera, pero acá están bajando bastante”. Por tal motivo, consideró que deben implementarse más políticas para ayudar al sector, sobre todo por la fluctuación cambiaria. “No puede ser que el dólar suba el doble y que la uva baje a la mitad”, cuestionó.