Tinelli se emocionó y lloró con dos nenes de “Genios de la Argentina”

Marcelo Tinelli volvió a transmitir “ShowMatch” en vivo, en su temporada número 30, desde el Nodo Tecnológico de Santiago del Estero su segunda edición de “Genios de la Argentina“, el nuevo reality que busca talento en distintas provincias del interior de país. El primer destino fue Santiago del Estero, y luego de un jueves muy emocionante, llegó otra gala con muchísimas más sorpresas.

Por empezar, sorprendió la ausencia de una jurado. Tinelli presentó a Patricia Sosa, Joaquín Galán y Sofía Galán, sin embargo, la silla de Valeria Lynch estaba vacía. El conductor aclaró que la artista no podría acompañarlos en esta ocasión por compromisos, y entonces anunció a la reemplazante: nada menos que Guillermina Valdes, su mujer. La modelo entró bailando al escenario y el público la ovacionó, pero ella admitió: “La verdad es que es raro”.

Luego, llegó el momento de los participantes. La primera fue Barby Iribas, una joven de 24 años oriunda de Chaco, quien interpretó el tema “Shallow” de Lady Gaga y contó la conmovedora historia de su padre, quien necesita recaudar dinero para poder viajar a Buenos Aires a someterse a una operación. Con la emoción a flor de piel, todos sintieron que el mensaje del tema estaba dirigido a su papá, y se mostraron muy emocionados.

Luego, uno de los momentos más sensibles de la noche, fue cuando ingresó a escena Camila Lour, una nena de 12 años, quien se plantó y con mucha seguridad interpretó una de las canciones que marcó la historia: “Bohemian Rhapsody” de Freddie Mercury. Con gran elocuencia y postura escénica, la jovencia cautivó a Patricia Sosa, quien le pidió un tema más y ella eligió “Hallelujah” de Leonard Cohen, haciendo explotar al público. Su llanto también emocionó a Marcelo.

Luego de fue el turno de Mario Reynaga “Amor Desolado” Alberto Cortez, un joven santiagueño de 32 años, quien fue elogiado y también recibió la estrella verde (más de 30 puntos), necesaria para pasar a la final.

También le tocó el turno a Santiago Duarte, un adolescente de 13 años, quien no pudo evitar quebrarse al relatar su difícil historia de vida: “Mi papá está en Colombia. Hace dos años que no lo veo. Mi sueño es que vuelva acá. Él me enseñó a cantar”, comentó. Además, aseguró que tenía una rosa que le dio “alguien”, luego, Guillermina aseguró que fue ella, y que no lo conocía, pero que fue un gusto verlo en el escenario. A pesar de que no pasó a la final, Tinelli tuvo la idea de un “repechaje” para quienes no hayan pasado a esa instancia.

Finalmente, el último de los de los finalistas de la noche fue Leonel Díaz, que cantó “Cuando se enferma el amor” de Jorge Rojas. El joven santiagueño de 21 años contó que pasó por momentos muy complicados, y que decidió tomar clases de guitarra, sin embargo, cuando fue a inscribirse, ya no estaban dictándolas, pero sí había de canto. Entonces decidió aprender, por lo que de esa forma comenzó su pasión por la música. Todos elogiaron su voz y le agradecieron el haber participado.

<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/05/04/tinelli-se-emociono-y-lloro-con-dos-nenes-de-genios-de-la-argentina/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-04T02:51:49-03:00">mayo 4, 2019</time></a>