“Sentimos que estamos en un lugar oscuro y que no…” ¡Sergio Lapegüe sorprendió con su confesión!

Foto: Página Personal Sergio Lapegue

¡El conductor abrió su corazón y no dejó a nadie indiferente!
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/11/sentimos-que-estamos-en-un-lugar-oscuro-y-que-no-sergio-lapegue-sorprendio-con-su-confesion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T18:54:44-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T00:21:15-03:00">julio 12, 2019</time></a>

Sergio Lapegüe es uno de los hombres más queridos y respetados de la televisión argentina, pero, lo que mucha gente no sabe, es que además de brillar desde hace años en Canal 13 y TN, el periodista también se toma su tiempo para reflexionar, en su página web, sobre los cambios que vive a nivel profesional y personal, compartiendo sus opiniones de manera directa, sin filtros, como una manera de darle apoyo y contención a sus fieles seguidores.

El conductor acaba de publicar un texto realmente muy fuerte hoy en su portal: “De lunes a viernes, mi alarma suena a las 4.30 de la mañana. Aunque llevo un par de años haciendo Tempraneros, les aseguro que nunca me termino de acostumbrar a levantarme a esa hora. Mucho menos en esta época. En invierno, los días son más cortos y las noches mucho más largas. Y a mí, que soy un apasionado de la luz, eso me afecta. No es que ande todo el día de mal humor, por supuesto, pero sin dudas que la oscuridad y el frío nos tienden a tirar un poco para adentro, ¿no?” (sic).

Y luego continúa con su punto de vista: “Yo, además, le debo mucho a la luz. El Prende y Apaga, mi querido programa, nació gracias a una luz que se encendió en un edificio. Creo que estar iluminado es estar cargado de una energía casi religiosa. ¿O no sintieron alguna vez, al llegar de la calle y encender una luz, que algo mágico se producía? El ambiente cambia. Se vuelve otra vez un mundo conocido, familiar. Calidez, intimidad, afecto. La luz es una señal; es una esperanza. Es la que ilumina nuestro camino, nuestro destino” (sic).

Pero eso no es todo, Sergio todavía tiene más cosas para decir: “El 21 de junio, que marca en el calendario el inicio de la estación más fría del año, fue el día más oscuro del año. Pero yo, además de ser un apasionado de la luz, también soy un optimista. Y sé que a partir de esa fecha los días empezaron, muy de a poco, a ser más largos. Me gusta pensar que lo mismo ocurre en la vida. A veces sentimos que estamos en un lugar oscuro y que no avanzamos hacia nuestros objetivos. Pero los buenos cambios también suelen ser lentos” (sic).

Lapegüe terminó su relato de manera muy conmovedora: “Demos pasos cortos, pero seguros. Si vas en la dirección correcta, tarde o temprano vas a llegar. A lo único que tenemos que temerle es a permanecer inmóviles, a quedarnos quietos. A no intentarlo. Sepamos que en la oscuridad solo podemos ver las estrellas. ¡Los quiero!” (sic). Unos días antes, el conductor había publicado otro texto realmente muy fuerte donde también reflexionaba sobre el paso del tiempo y la necesidad del cambio.

“Muchos ya se habrán dado cuenta. A los que no, se los cuento: empecé mis vacaciones. Ustedes saben que me voy siempre que tengo una oportunidad y se los muestro en las redes sociales con total transparencia, porque me gusta compartir mis alegrías con ustedes y sé que muchos realmente lo aprecian. Más allá de lo lindo de conocer nuevos destinos y disfrutar con los afectos (vine con Bochi y una pareja amiga), la verdad es que me hice una escapada porque necesitaba bajar un cambio. El cuerpo me lo pedía a gritos después de meses muy duros a nivel trabajo y a nivel personal” (sic), comenzó su historia Sergio.

Y luego dobló la apuesta: “En la foto que ilustra este este texto, que también está en Instagram, parezco relajado. La realidad es que me la saqué apenas había llegado a Cancún y mi cabeza todavía estaba metida en ese vendaval que es la locura cotidiana. El sol y la calma demoran en salir. Sentado en la escalinata que da a la playa, miro el mar. Y aprendo de él. El mar no tiene límites. Es todo lo contrario a nuestra vida. Ya sea por mandato o por decisión personal, nosotros vivimos limitados. Me parece que eso no está bueno” (sic).

“Siempre les digo que las vacaciones son el momento justo para conectarse con nuestros afectos, pero también para hacerlo con nosotros mismos. Vivimos a mil todo el año, de un lado para el otro, sin tiempo, apurados, preocupados… de vez en cuando está bueno parar la pelota y ver dónde estamos parados. Yo sigo pensando, pero mientras tanto, se los quería contar…” (sic), finalizó su conmovedora confesión Sergio.