Cinco obras infantiles que tus hijos no pueden perderse

Saltimbanquis, Madagascar y Aladín son parte de las opciones destacadas.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/07/13/cinco-obras-infantiles-que-tus-hijos-no-pueden-perderse/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T17:31:50-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-13T17:31:52-03:00">julio 13, 2019</time></a>

Las vacaciones de invierno son una ocasión para que grandes y chicos descubran mundos a través del teatro. En ese plan, pocas opciones son mejores que el teatro infantil. Para los grandes, es un viaje al pasado en el que reencuentran cosas; para los chicos, es una oportunidad para encontrarse con mundos posibles.

Si a eso se suman las opciones que están a disposición, que combinan clásicos de la literatura y el cine, la experiencia es redonda. No pocos niños habrán visto Madagascar en el cine, por ejemplo. Pero tener la oportunidad de ver esos personajes encarnizados en las tablas es otra dimensión artística. Por eso, esta selección de cinco obras que tanto grandes como chicos deben ver.

Saltimbanquis. Es un clásico de estas épocas. Una Musical cargado de diversión y valores como la amistad, a través de una obra que narra cómo cuatro animales se unen ante la adversidad. Esa alianza no solo les permite hacer frente a las complejidades sino descubrir el valor de las relaciones humanas. Se puede ver en la Sala Muiño del Centro Cultural San Martín.

Paw Patrol. La serie animada tiene su representación en las tablas. Sus personajes afrontan distintas adversidades de manera divertida, en un espectáculo que ya conquistó Estados Unidos y Canadá y que, por primera vez, se presenta en el país. Junto a las actuaciones, destacan la escenografía y la tecnología que acompaña la propuesta. Sus funciones se producen en el Teatro Coliseo.

Madagascar. Uno de los clásicos contemporáneos de DreamWorks tiene que estar en esta selección. Cada uno de sus personajes tiene una personalidad tan particular como encantadora. En esa variedad radica la riqueza de la obra, presentada junto con una buena escenografía y una adaptación notable. Puede disfrutarse en el Teatro Lola Membrives.

Martino Gomaespuma. Quizá no tenga la espectacularidad de otras propuestas, pero si un montaje que la vuelven una pieza más que atractiva en esta época. Títeres y animación multimedia como variante a propuestas tradicionales. La obra describe distintos episodios complejos de la infancia y cómo su protagonista lo afronta, hallando dificultades y cuestiones que, por otro lado, lo reconcilian con otros aspectos de la vida. Sus funciones se producen en el Centro Cultura de la Cooperación.

Aladín. Será genial. Su montaje es potente, combinando escenografía con recursos multimedia. El espectáculo encanta a la vista y sus actuaciones no se quedan atrás. Los niños disfrutarán especialmente con el Genio de la Lámpara y la historia del personaje principal, que a través de la amistad y la valentía da otro rumbo a su vida. Se puede ver en el Gran Rex.