¿Pensaste alguna vez en aprender a hacer tus propias alfombras?

Te mostramos el lugar donde podés hacerlo, además de bordado japonés, acuarela, elaboración de papel, entre otros talleres.
<a href="https://elintransigente.com/espectaculo/2019/08/10/pensaste-alguna-vez-en-aprender-a-hacer-tus-propias-alfombras/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-10T20:30:14-03:00">agosto 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-10T21:25:14-03:00">agosto 10, 2019</time></a>

Ubicado en el Pasaje Rue des Artisans de Recoleta, el Atelier Arenales es un espacio donde conviven las dos grandes pasiones de su directora, Martinica Lena. La diseñadora está instalada en este lugar desde 2017 con su firma Lena Martorello. Pero fue en 2018 cuando abrió parte de su espacio a la enseñanza de distintos cursos y talleres. Conversamos con ella para conocer la filosofía de su atelier.

EL INTRANSIGENTE: ¿Cómo te vinculás con estos oficios que agrupás con los talleres?
MARTINA LENA: Originalmente, este espacio fue pensado para vender mi ropa; de hecho, lo sigo haciendo. Pero como es bastante grande, tengo un entrepiso muy lindo con unas mesas de trabajo grande, se me ocurrió la idea de ofrecer estos cursos y workshops.

EI: ¿Cuál fue el sentido de los cursos, en un primer momento?
ML: En principio, los hice relacionados con mi rubro, el textil. A medida que vi que empezaron a funcionar, que iban bien, empecé a incorporar talleres que, estrictamente, no tenían que ver con lo textil.

EI: ¿Cuál fue el primero?
ML: Fue de bordado japonés. A mí me gusta mucho todo lo relacionado con la filosofía oriental, algo que aplica bastante a mi ropa. Me pregunté por qué no enseñarlo a otras personas. Después di otro taller de serigrafía, una técnica de estampado artesanal.

EI: ¿Todo el desarrollo fue de manera orgánica?
ML: Sí. Una cosa fue llevando a la otra. No lo pensé demasiado en relación con un objetivo. Se fue dando de a poco. A la gente le gusta venir, conocer el lugar y los procesos. Así fui incorporando a otras personas que saben hacer cosas distintas. Actualmente, se dan alrededor de 15 talleres por mes.

EI: Además de los mencionados, ¿cuáles otros están ofreciendo?
ML: De los que estamos dando ahora, están el de bordado japonés; el de serigrafía y el de bordado de alfombras de grandes dimensiones. Además, un curso en el que aprendés a hacer papel y uno de acuarela botánica, entre otros.

EI: Desde tu punto de vista, ¿qué genera esa dinámica de aprendizaje que proponés?
ML: Más allá del taller en sí, lo que la gente busca son unas horas para conectarse con lo manual, lo artesanal, y desconectar un poco de los teléfonos, del día a día; también es un momento que usan para socializar con otras personas con las que tienen intereses en común.