Fuerza y silencio en Munar con tres muestras artísticas

Son tres salas por las que se transita con sutileza. A ella no las separan mayores variaciones atmosféricas, pero sí las sutilezas entre los autores que las habitan en Munar: Eduardo Cardozo, Marcelo Legrand y Gonzalo Maggi. Pintura, escultura y fotografía dialogan en las instalaciones de Munar Arte, a pocos pasos del puerto de La Boca.

A los dos primeros los enlaza un factor, la fuerza que transmiten sus obras. Aún siendo soportes y sentidos profundamente distintos: de la pintura a la escultura, el concreto, el metal, el video. En las abstracciones de Legrand podrían advertirse desde estados de ánimos hasta reflexiones sobre el color, a partir de las combinaciones y mezclas que genera.

En el caso de Cardozo la experiencia es casi física. Vigas, pintura, un video en el que el cuerpo humano se hace lienzo, y particulares piezas de concreto casi invaden la vista. Su trabajo combina esa fuerza referida con la delicadeza de los artesanos. Alguien dijo que el genio es eso, transformar todo sin hacer desastres. Acá pasa en ambos casos.

Sus discursos dialogan por ese llamado al espectador a detenerse, a intentar decodificarlos. En esa clave radica el acierto curatorial de ambas muestras: a veces no sólo se trata de seleccionar, sino de encontrar paralelismos y relaciones entre discursos que, en apariencia, pueden repelerse. Acá no pasa, al punto de que cabe pensar que una muestra se complementa con la otra.

Todos esos elementos confluyen a través de la fuerza del trazo y lo robusto de las dimensiones usadas. Es tal la fortaleza que transmiten ambas exposiciones que podría pensarse (sospecharse) que algún tramo de su producción generó dinámicas agresivas, en lo físico o lo emocional, etapas artísticas que terminaron filtrándose en algunos detalles para logro de las obras.

Toda esa energía parece esfumarse en “No despertar la ciudad”, la muestra fotográfica de Gonzalo Maggi en las tres fotografías expuestas invitan a la calma y al silencio. Lo hacen aunque en esa imágenes estén pasando cosas, bien sea por movimientos o personas o por la acción que el paso del hombre deja sobre la tierra. Sombras, edificios, seres componen un retrato misterioso y la vez conmovedor.

Esta muestra está a cielo abierto, en el patio de Munar Arte. Más que una circunstancia espacial, su ubicación compagina muy bien con el ruido generado por el barrio. Es ahí cuando las fotos toman del exterior sonidos que quizá su autor nunca pensé, generando otra realidad, otra forma de lectura. Ni hablar si lee como parte de las tres muestras, generando una conclusión: placer visual.

<a href="https://elintransigente.com/glam/2019/05/11/fuerza-y-silencio-en-munar-con-tres-muestras-artisticas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-11T18:47:07-03:00">mayo 11, 2019</time></a>