La mano dura de la policía batió récords en una ciudad de Brasil

En el primer trimestre del año, Río de Janeiro rompió su propia marca de muertos a manos de efectivos. La cifra es de mínimo cinco muertes por día durante este 2019, números que reflejan la política de Jair Bolsonaro en un estado gobernado por Wilson Witzel, aliado del presidente, quien había prometido tolerancia cero contra los criminales.

Los datos oficiales indican que las fuerzas policiales mataron 434 personas en enfrentamientos con delincuentes. Aunque sí se redujo la cifra de homicidios por parte de los criminales, ahora la situación recae en los efectivos provinciales. En años anteriores, los números de los primeros tres meses arrojaban una cifra de casi un centenar menos de personas asesinadas por esta razón.

Witsel, exfusilero de la marina, quien está en la gobernación desde enero, fue elegido por su política contra el crimen organizado, además de que tiene los mismos lineamientos políticos que Bolsonaro. Según los datos del Instituo de Seguridad Pública de Brasil (ISP), el aumento fue de 17,9%. En comparación con el 2018, la cifra de muertos en manos policiales fue de 368.

Desde 1998 las autoridades de Río de Janeiro empezaron a contabilizar las muertes de este tipo. Desde ese año, el trimestre actual es el que mayor número de asesinatos por culpa de los uniformados ha ostentado. Uno de los casos que ha llamado la atención mediática ocurrió el pasado mes de febrero, cuando la Policía Militar generó un tiroteo que dejó 13 fallecidos en la favela de Fallet-Fogueteiro.

Luego de ese hecho violento la policía señaló que lo que el género el episodio había sido una “operación de incautación de drogas”. Los efectivos acusaron la situación como “defensa propia”. Sin embargo, para esta oportunidad los portavoces de las autoridades no quisieron dar declaraciones a los medios de comunicación.

El actual gobernador, Wilson Witzel, ha seguido al pie de la letra sus promesas. Durante las elecciones había dicho que de ganar su policía estaría dispuesta a todo, incluso disparar “a la cabeza de cualquier delincuente” que portara un arma. Por las cifras recogidas, su palabra se ha cumplido. Inclusive señaló que la Policía Militar cuenta con francotiradores en las favelas de Río.

Los vecinos de los barrios populares de esta ciudad de Brasil han manifestado a la Defensoría Pública, que no solo la estadística pasa por los fallecidos, también hay relatos de torturas y mutilación de cuerpos. Asimismo, los policías han incautado 145 fusiles, otro récord que no se rompía desde el 2007.

<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/04/la-mano-dura-de-la-policia-batio-records-en-una-ciudad-de-brasil/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-04T01:40:05-03:00">mayo 4, 2019</time></a>