La misa de Francisco y el homenaje a la Madre Teresa de Calcuta

El Sumo Pontífice sigue su recorrido por Europa del Este.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/08/la-misa-de-francisco-y-el-homenaje-a-la-madre-teresa-de-calcuta/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-08T06:31:11-03:00">mayo 8, 2019</time></a>

En el segundo día del recorrido del papa Francisco por Europa del Este, horas atrás se llevó a cabo una misa en Skopje -capital de Macedonia– a la que asistieron unas 15.000 personas y en la que recordó que “el Señor vino para dar vida al mundo y lo hace siempre de un modo que logra desafiar la mediocridad de nuestras expectativas”.

En tanto, expresó que “el Señor es el Pan vivo bajado del cielo, quien viene a mí no tendrá hambre y quien cree en mí no tendrá sed”, recordó Francisco, que al referirse al “hambre de pan, hambre de fraternidad, hambre de Dios” recordó a la madre Teresa de Calcuta, oriunda de la actual Skopje.

Y continuó: “Amor que recibimos, amor que donamos. Dos pilares inseparables que signaron su camino, la pusieron en movimiento, deseosa también de aplacar su hambre y su sed. Fue al Señor y en el mismo acto fue hacia el hermano despreciado, no amado, solo y olvidado”. En también,
expresó que “nos acostumbramos a comer el pan duro de la desinformación y hemos terminado prisioneros del descrédito, de las etiquetas y de la infamia; hemos creído que el conformismo saciaría nuestra sed y hemos terminado por abrevarnos de indiferencia e insensibilidad”.

“Hemos buscado el resultado rápido y seguro y nos hallamos oprimidos por la impaciencia y la ansiedad. Prisioneros de la virtualidad, hemos perdido el gusto y el sabor de la realidad”, subrayó el Sumo Pontífice quien en Macedonia, el centro geográfico de Skopje donde se encuentra el famoso “guerrero a caballo”, habita una pequeña porción de católicos -no más de 15.000-, ya que en Macedonia del Norte la mayoría es ortodoxa con un componente musulmán.

Antes de la misa, Francisco visitó el Memorial de la Madre Teresa, donde recitó una plegaria agradeciendo “el don de la vida y el carisma de Santa Madre Teresa” y dijo que “ella supo hacer el bien a los más necesitados porque reconoció en cada hombre y mujer el rostro de tu hijo”. El Memorial se construyó donde estaba la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, destruida por un terremoto en 1963.

Armonía y unidad

Frente a los responsables locales, el Obispo de Roma destacó “el patrimonio” y la “composición multiétnica y multireligiosa” de este pequeño país de 2,1 millones de ciudadanos. Y es que según el Sumo Pontífice, este Estado tiene “una historia rica y también compleja de relaciones entretejidas en el curso de los siglos”.

“Hay que destacar el generoso esfuerzo realizado por parte de las autoridade” de Macedonia del Norte con la valiosa contribución de varias organizaciones internacionales, Cruz Roja, Cáritas y algunas ONG, en acoger y socorrer a un gran número de migrantes y refugiados provenientes de diferentes países de Oriente Medio”, resaltó Jorge Bergoglio.

El avión de Francisco había arribado a primera hora de este martes al aeropuerto de Skopie (capital del país), en donde fue recibido por el presidente Gjorge Ivanov y el primer ministro Zoran Zaev. Este último funcionario fue el gran artífice del acuerdo con Grecia, que cerró por fin un largo litigio entre ambos países.