Buques USA Irán

La tensión aumenta en el Medio Oriente tras los ataques a buques petroleros

Fuente: @USNavy

La República Islámica de Irán es la primera sospechosa, dicen desde Washington.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/14/la-tension-aumenta-en-el-medio-oriente-tras-los-ataques-a-buques-petroleros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-14T05:06:35-03:00">mayo 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-14T05:07:34-03:00">mayo 14, 2019</time></a>

Irán ya lo había advertido. Amenazó con bloquear el Estrecho de Ormuz para que sus vecinos tampoco logren vender su petróleo. Así intenta persuadir al Gobierno estadounidense de Donald Trump para revertir las sanciones comerciales vigentes desde noviembre de 2018. Todos apuntan a esa nación por los incidentes del domingo contra cuatro buques llenos de crudo en esa zona.

No obstante, Irán se distanció del hecho. El ministerio de Asuntos Exteriores de ese país, Mohamad Yavad Zarif, dijo que esos ataques son aciagos y manifestó que es pertinente una investigación. Desde Arabia Saudita manifestaron que dos de los cuatro buques atacados son de ellos. El incidente ocurrió frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos (EAU). Fueron bañados cerca de Fuyaira, donde se ubican uno de los centros de abastecimiento de combustible más grandes del mundo.

Dos busques son saudíes y uno noruego. El cuarto barco no fue identificado. Trascendió que Thome Ship Management informó que su buque registrado en Noruega MT Andrew Victory recibió un impacto con algún objeto desconocido. Varios medios de comunicación obtuvieron imágenes del agujero. Lograron impactar la línea de flotación. Aunque Irán se desentendió, un funcionario estadounidense ligado a la inteligencia de Washington señaló a esa nación como la principal sospechosa porque “así operan”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, viajó de sorpresa a Bruselas para entrevistarse con autoridades de la Unión Europea. Afirmó que Irán amenaza cada vez más, y respaldó sus dichos con informaciones. En esta nueva escalada, el ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, alertó un conflicto occidental.

Un 20% del consumo mundial de petróleo depende del tránsito por el Estrecho de Ormuz. Va a Asia, Europa, Norteamérica y otras regiones. Irán tiene una posición estratégica en la zona. Ese caudal separa a la nación islámica de la península Arábiga. La Guardia Revolucionaria iraní (que Estados Unidos incluyó en la lista de grupos terroristas), advirtió en abril que cerraría el estrecho si ellos no puede usarlo.

Los precios petroleros cerraron el lunes en alza. El Gobierno iraní insiste que la comunidad internacional es responsable de proteger el suministro de crudo ante el aumento de su valor. Advierte el peligro que corre la economía global. Washington procura llevar la venta petrolera del miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo a cero. Y las naciones que adquieran esa materia prima también serán sancionadas.

Sin embargo, Irán pretende exportar 1,5 millones de barriles por día (bpd). El castigo que impuso EE.UU. ha hecho que se contraigan a 1 millón de bpd o menos. La nación islámica logró un máximo de 2,8 millones de bpd el año pasado. Analistas estiman que las ventas de crudos caerán a 500.000 bpd a partir de mayo. La Unión Europea conversa con funcionarios iraníes para evitar una caída abrupta de las importaciones. Esa multilateral está muy interesada en resolver el impasse diplomático porque tiene cuantiosas inversiones en ese país y además compran crudo iraní.