Boeing quiere ganar confianza para que su 737 MAX vuelva a volar

La fabricadora de aviones Boeing informó este jueves que completó el desarrollo del software actualizado para su modelo 737 MAX. En ese comunicado aseguró que hicieron las pruebas correspondientes. Con este anuncio la empresa estadounidense cumple con las solicitudes de la Administración Federal de Aviación (FFA, sus siglas en inglés) de proporcionar información sobre la interacción de los pilotos con los controles y pantallas de las aeronaves en escenarios de vuelo.

El 737 MAX, con el software MCAS actualizado, fue sometido a pruebas que superan las 360 ​​horas en 207 vuelos. Una vez que se atiendan las solicitudes, la compañía trabajará con la FAA para programar su vuelo de prueba y así recibir la certificación final. Boeing hace esfuerzos para que ese modelo vuelva a ser usado por las aerolíneas del mundo, luego de los accidentes fatales atribuidos a fallas técnicas.

“La seguridad es nuestra prioridad. Hemos completado todos los vuelos de prueba de ingeniería para la actualización del software. Estamos comprometidos a proporcionar a la FAA y a los reguladores globales toda la información que necesitan. Estamos logrando un progreso claro y constante, y confiamos que el 737 MAX con el software MCAS actualizado será uno de los aviones más seguros que jamás haya volado”, dijo el presidente de Boeing, Dennis Muilenburg .

Según esa misiva, Muilenburg expresó que los accidentes solo han intensificado el compromiso con los valores, la seguridad, la calidad y la integridad, porque “las vidas dependen” de ello. Boeing desarrolló materiales mejorados de capacitación y educación que ahora se están revisando con la FAA. Los reguladores globales y los clientes de las aerolíneas deberán convalidar las operaciones de retorno al servicio. Eso incluye una serie de conferencias de clientes que se llevan a cabo en todo el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó paralizar los ejemplares 737 MAX 8 y 9. Cincuenta países ya habían decidido inmovilizarlos, tras la tragedia aérea en Etiopía, donde fallecieron 157 personas. Aunque el modelo 9 no mostró desperfectos, también fue desincorporado por precaución.

Menos de seis meses atrás, el 29 de octubre de 2018, murieron 189 en el vuelo 610 del 737 MAX 8 a cargo de la operadora Lion Air de Indonesia. Fue un traslado doméstico. Según algunas investigaciones, el suceso ocurrió por fallas en el sensor de ángulo de ataque y un defecto de diseño en el sistema automático de estabilización (MCAS) de esa serie.

En tanto, el vuelo 302 de Ethiopian Airlines que salió del Aeropuerto Internacional etíope Bole, rumbo a Kenia el 10 de marzo de este año, sufrió desperfecto similares al reportado por Lion Air. La aeronave fue fabricada en octubre y entregada en noviembre de 2018. Con solo cuatro meses en operaciones, ocurrió la tragedia. Las autoridades aeronáuticas aseguraron que el piloto avisó a la torre de control sobre los inconvenientes, y perdió contacto tres minutos luego. Según las grabaciones en cabina, la tripulación siguió el protocolo de Boeing, pero el tiempo no les alcanzó para controlar el avión.


<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/16/23615/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-16T20:35:22-03:00">mayo 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-16T23:49:18-03:00">mayo 16, 2019</time></a>