Los 850 millones de dólares para Notre Dame en medio de controversias

Crece la polémica por los millones recaudados para su restauración.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/16/los-850-millones-de-dolares-para-notre-dame-en-medio-de-controversias/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-16T09:17:04-03:00">mayo 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-16T09:28:15-03:00">mayo 16, 2019</time></a>

Un mes después, las donaciones acumuladas para la restauración de la catedral de Notre Dame de París, tras el incendio que la dañó en gran parte, ya ascienden a 850 millones de euros, aunque la fortuna hoy reunida se encuentra en medio de “controversias”. El ministro de Cultura francés, Franck Riester, hizo referencia a la situación actual.

Durante los últimos días, se desataron serias controversias tras la decisión de la Fondation du Patrimoine (FDP), uno de las cuatro entidades encargadas de recolectar donaciones, de interrumpir la recolección de las mismas. En el mismo sentido se pronunció días atrás el presidente de la FDP, Guillaume Poitrinal. Ante la consulta de los medios sobre si ya había demasiado dinero para Notre Dame, Poitrinal encendió la polémica.

“Hoy no lo sabemos, pero hemos tomado la decisión de interrumpir esta recolección de donativos la próxima semana, porque creemos que ya está todo hecho”. Esto, a su vez, llevó a que el arzobispo de París, Michel Aupetit, advirtiera que “las necesidades financieras aún deben evaluarse con lo cual todavía es demasiado pronto para decir que se debe dejar de hacer donaciones”.

Pese a ello, la colecta nacional continúa con las otras dos fundaciones y a través del Centre des Monuments Nationaux. Son varias voces las que advierten que alcanzar 80 millones de dólares para la restauración no es motivo suficiente como para abandonar la recaudación de fondos, incluso porque “puede haber diferencias entre las promesas financieras y las transferencias reales”.

Más debate

El incendio de la catedral de Notre Dame de París causó conmoción en todo el mundo, tanto que muchos empresarios expresaron su voluntad de donar fondos para su reconstrucción. Es por eso que los miembros del parlamento francés constituirán una legislación para iniciar las obras de restauración de uno de los monumentos más visitados en el mundo.

La catedral es un monumento del arte gótico, que sufrió graves daños el 15 de abril pasado tras un gran incendio. Tal como citó El Intransigente días atrás, la reconstrucción plantea un “desafío inédito”, técnico, arquitectónico y financiero para el gobierno francés, por lo que éste decidió otorgarle un marco legal, el texto pasará al Senado el 27 de mayo.

Uno de los grandes interrogantes que fundamentaron el desarrollo del marco legal, son las donaciones: La ley prevé un dispositivo de gestión y control de los fondos recibidos por parte de particulares, empresas y colectividades, que avecinan los 1.000 millones de euros. La redacción establece que todo deberá ser donado al Estado o a una institución pública y que los particulares que contribuyeron económicamente a la reconstrucción de la catedral parisina tendrán una desgravación fiscal.

El incendio se devoró el techo y aguja de la catedral. Realizar las correspondientes refacciones costarán unos 700 millones de euros. El sobrante de dinero que podría ser destinado a otra estructuras antiguas en peligro. Aunque luego de la polémica establecida de acuerdo a este punto, el ministro de Cultura, Franck Riester, afirmó que todo el dinero recabado irá a Notre Dame.

Los puntos más controversiales del proyecto

Según dicta la norma, se establecerá un establecimiento público encargado de concebir, realizar y coordinar las obras. Y a continuación viene el punto más controversial, es el que implementará por decreto un régimen de derogación de las reglas de urbanismo y protección del medioambiente para agilizar las obras.

Una de las voces autorizadas que salió a criticar esta medida fue Stéphane Bern, especialista en temas de patrimonio: “Hay un riesgo de crear precedentes. Hay demasiada precipitación”. A lo que aducen es que el presidente Emmanuel Macron desea reconstruir Notre Dame en un plazo de cinco años, es decir para 2024, año en el que París acogerá los Juegos Olímpicos.