Los británicos podrían ir de nuevo a referéndum por el Brexit

May no se quiere ir del Gobierno con la derrota en sus espaldas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/21/los-britanicos-podrian-ir-de-nuevo-a-referendum-por-el-brexit/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-21T22:19:59-03:00">mayo 21, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-21T23:49:54-03:00">mayo 21, 2019</time></a>

¿Theresa May implora la piedad de sus opositores? La primera ministra de Reino Unido hace movimientos desesperados para concretar lo que en tres años no ha podido: salir de la Unión Europea. Su esperanza está en el voto de los laboristas, por eso deja colar la posibilidad de llevar a la consulta pública para confirmar el Brexit. El partido de Jeremy Corbyn quiere nuevas elecciones.

La primera ministra dio cuenta de su plan para proteger a los trabajadores, garantizar la seguridad de los ciudadanos y proteger el medio ambiente. Esas son las demandas de los laboristas, insiste Corbyn. Sobre el resguardo de empleos, mantendría una alianza aduanera temporal con los países de la Unión Europea, tema que la mayoría de los conservadores rechazan.

May tildó a varios de sus compañeros partidarios de traidores por no apoyarla. El 25 de marzo pasado el Parlamento británico estableció que la decisión sobre el Brexit será aprobado exclusivamente por esa instancia. Por eso la primera ministra propone y los diputados disponen. Los unitarios y euroescépticos la critican. Ningún bloque quiere medias tintas.

Los más euroescépticos y sus aliados del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) se oponen a los términos de separación acordados con la UE. Las tres veces que May ha llevado el texto, el bloque lo ha negado. Pero ese grupo no hace contrapeso en la cámara. La mirada de la líder está puesta en más de 200 diputados del opositor Laborista.

La institucionalidad británica está en tela de juicio porque a más de dos años de celebrarse el referéndum a favor de la salida de la Unión Europea no se acata el dictamen de las urnas. Los defensores de la democracia, que están en el grupo de ultraderechistas y conservadores, rechazan una nueva convocatoria. La condición de May es llevar a elecciones una propuesta ganada en el Parlamento.

Que la conservadora logre el voto legislativo mayoritario es difícil. Ella llevará en junio una nueva propuesta. Previamente deberá enfrentar la derrota (pronosticada por las encuestas) de su partido en las elecciones de la Eurocámara. Por los atrasos en la salida de la UE, al Reino Unido le corresponde participar este jueves en unos comicios donde el principal favorito es el Brexit Party.

La mandataria tiene los días contados. Si en junio logra aprobar el acuerdo del Brexit, se despedirá del primer ministerio, y lo contrario hará que se vaya, pero en la derrota. Por eso insiste en resolver el divorcio. No quiere quedar en la historia de los fracasados. El tory Dominic Raab es uno de los candidatos para reemplazarla.