El Gobierno de Nicaragua liberó a un grupo de periodistas, estudiantes y campesinos opositores

El Gobierno de Nicaragua procedió este martes con la liberación de un grupo de “presos políticos”, entre los que se destacan los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda. Los campesinos, estudiantes y profesionales de la información habían sido detenido bajo la polémica Ley de Amnistía, la cual fue aprobada el pasado sábado por la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional.

Entre los liberados, además de los periodistas, también se encuentran los dirigentes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y Orlando Icabalceta, quienes fueron condenados a 216, 210 y 159 años de prisión por un juez afín al mandato del presidente del país, Daniel Ortega. Esta no es la primera vez que se da una situación similar, según lo informado por El Intransigente tiempo atrás, el líder de Nicaragua ya había sido presionado por la oposición si no excarcelaba 100 detenidos en las protestas de 2018.

En esa ocasión, las liberaciones fueron comunicadas por medio de un comunicado del Ministerio de Gobierno y fueron fruto del acuerdo firmado el 27 de marzo entre el Ejecutivo y la oposición. En ese texto Ortega se comprometió a excarcelar a 232 presos políticos. Según organizaciones de derechos humanos en Nicaragua se reportaron hasta 600 arrestos durante las protestas. El régimen ya había liberado a más de 200. El Comité Pro-Liberación de Presos Políticos de Nicaragua hizo seguimiento a estos casos.

Asimismo, en esa oportunidad también se pactó que el Gobierno debe respetar las normas internacionales sobre el trato adecuado y humanitario a los presos. La fecha límite para las liberaciones que se estableció: el 18 de junio de 2019. La Alianza Cívica denuncia que más de 232 personas esperan salir de la cárcel. Además, esa coalición manifestó que los arrestados sufren tratos inhumanos. De hecho, en la cárcel La Modelo, de Managua, Eddy Montes Praslin 
fue asesinado el 16 de mayo.

La muerte de Montes Praslin, el estadounidense de 57 años, tensó aún más las relaciones bilaterales del país centroamericano, Nicaragua, con la capital de Estados Unidos, Washington. Ante esto, el Gobierno de Donald Trump impuso sanciones a funcionarios nicaragüenses, incluida la vicepresidenta de ese país y esposa del presidente, Rosario Murillo. Uno de los hijos del mandatario, Laureano Ortega, también fue vetado.

Así, se estima que Daniel Ortega está entre la espada y la pared. Si las liberaciones no se dan antes del 18 de junio, la Unión Europea ya anunció que impondrá las sanciones a finales de ese mes. Nicaragua vive una crisis social muy grave que deja 325 muertos con más de 50.000 exiliados. Y la economía se reciente más. A diferencia de Nicolás Maduro en Venezuela, el mandatario nicaragüense le teme a las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

Con anterioridad, la consultora The Economist Intelligence Unit (EIU), al analizar la crisis en Nicaragua, ya había advertido que existe un riesgo político “extremadamente alto”, sobretodo en cuanto a la relación del país con Estados Unidos. En un informe se explicó que no hay voluntad de forjar una resolución negociada de la crisis, porque el Gobierno opta por un enfoque cada vez más autoritario.

<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/11/el-gobierno-de-nicaragua-libero-a-un-grupo-de-periodistas-estudiantes-y-campesinos-opositores/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-11T13:07:33-03:00">junio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-11T13:07:34-03:00">junio 11, 2019</time></a>