Nuevas filtraciones hunden más a los funcionarios que condenaron a Lula da Silva

Bolsonaro defendió a Moro, y hasta acudieron a un partido de fútbol donde el ministro fue vitoreado
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/13/52063/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-13T22:27:09-03:00">junio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-13T22:27:17-03:00">junio 13, 2019</time></a>

Nuevas filtraciones salpican a la Corte Suprema de Brasil en la causa Lava Jato. El medio de investigación The Intercept ventiló unos chats. El exmagistrado y ministro de Justicia, Sergio Moro, y el fiscal Deltan Dallagnol recibirían el respaldo de un miembro del Supremo Tribunal Federal (STF) para condenar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las conversaciones hackeadas de la aplicación Telegram ocurrieron entre 2015 y 2016 que implican al vicepresidente del STF, Luiz Fux. Estos y otros diálogos que divulgó The Intercept ponen en duda la transparencia en el juicio a Lula da Silva. “Dijo que contáramos con él para lo que necesitemos, una vez más”, diría en esos chats Dallagnol a Moro sobre Fux.

El vicepresidente del STF habría dado su palabra de avanzar en el desarrollo de la megacausa de corrupción del Lava Jato.
La investigación de ese medio de comunicación brasileño dejó al descubierto el “entramado” de Moro. La condena para el exmandatario es de ocho años de cárcel por recibir un departamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS en contratos de Petrobras.

Moro presuntamente sugirió a fiscales del Lava Jato cambiar el orden de las fases de la operación anticorrupción y otros procedimientos. Los mensajes filtrados demostrarían que el fiscal y el juez del caso se comunicaron a lo largo del juicio para intercambiar ideas, cuestión prohibida por las leyes brasileñas que garantizan el debido proceso.

El Gobierno de Jair Bolsonaro defendió este jueves al exjuez federal y actual ministro de Justicia. “Él entró a la historia de Brasil. Ocurrió una invasión criminal, si es verdadero o no (las filtraciones)”, aseguró el presidente. “Lo que él hizo no tiene precio. Él realmente destapó, mostró las vísceras del poder y la promiscuidad del poder en lo relacionado a la corrupción”, añadió.

Sergio Moro publicó en su cuenta Twitter: “Mucho ruido a causa de una publicación en el sitio web de supuestos mensajes obtenidos por medios criminales de teléfonos móviles de los abogados de Lava Jato. Una lectura cuidadosa revela que no hay nada a pesar de los asuntos sensacionalistas”.

El ministro señalado, en otra publicación en esa red social, dijo que además de jueces y fiscales, periodistas también tenían teléfonos celulares hackeados por un grupo criminal. Él se defiende negando la veracidad de la filtraciones. El miércoles acudió a un partido de fútbol de Flamengo con Bolsonaro donde espectadores lo vitorearon con su apellido: “¡Moro! ¡Moro!”.