La inflación sigue cayendo en Brasil

El dato de junio se sitúa algo por encima de la previsión promedio.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/11/la-inflacion-sigue-cayendo-en-brasil/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T02:30:13-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T02:30:14-03:00">julio 11, 2019</time></a>

La inflación de Brasil tuvo en junio un leve incremento del 0,01% respecto a mayo, cuando había subido un 0,13 por ciento. Se trata de los dos menores índices del año, según los datos oficiales que fomentan la reducción de las tasas de interés. “El dato de junio se sitúa algo por encima de la previsión promedio de una caída de precios del 0,03%”, reveló el estudio Focus de expectativas de mercados del Banco Central.

“En el primer semestre, el índice (IPCA) registra un alza del 2,23% respecto al mismo período de 2018 y en el acumulado de 12 meses totaliza un 3,37 por ciento. La evolución en 12 meses se sitúa así por debajo del centro de la meta (del 4,25%) definida por el Banco Central para 2019. Lo mismo ocurrió en 2018 (inflación de un 3,75%) y en 2017 (un 2,95%), en el marco de una actividad económica que no termina de despegar después de la recesión de 2015-2016”, destacó el instituto de estadísticas IBGE.

Uruguay también bajó la inflación y el acumulado anual está en 7,36%

Según reveló el Instituto Nacional de Estadística (INE) del país vecino, la inflación en Uruguay fue del 0,64% en junio y el acumulado de 12 meses estuvo en 7,36 por ciento. Mientras que en lo que transcurrió del 2019, la variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) alcanzó un 5,26 por ciento. El rubro con mayor incidencia en ese registro fue Alimentos y Bebidas no alcohólicas, con el 0,40 por ciento.

Por otro lado, Uruguay rubricó una contracción de la actividad económica del 0,2% en el primer trimestre del corriente año en relación a igual período del 2018. Además, el Producto Bruto Interno (PBI) continuó en los mismos niveles del trimestre anterior, corroborando de esa manera el estancamiento de sus cuentas oficiales. El Banco Central del Uruguay (BCU), en su investigación de cuentas nacionales, dijo lo que distintos economistas privados venían alertando sobre el frágil desempeño de su economía.

“El PBI desestacionalizado se mantuvo igual que en el último trimestre de 2018”, manifestó el estudio. “Hay que destacar el desempeño negativo de Comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles y del sector Industrias manufactureras, compensado parcialmente por Transporte, almacenamiento, Comunicaciones y Suministro de Electricidad de todo el territorio nacional”, remarcó el informe de la entidad bancaria uruguaya.

“Los datos oficiales dan cuenta de una caída de la demanda interna tanto en la formación bruta de capital (una medida de la inversión empresarial) como por gasto de los consumidores, en un contexto de pesimismo sobre la economía local. Tanto exportaciones como importaciones medidas en volumen cayeron 6,0 y 7,9% respectivamente, en relación a los volúmenes del primer trimestre del año pasado”, agregó.

Asimismo, el ministro de Economía de la Nación, Danilo Astori, sostuvo hace unas semanas que “la economía uruguaya hace meses que no crece y que el PBI está estancado desde hace un año”. Las estadísticas se complementan con un flojo desempeño del mercado de trabajo, con una tasa de desempleo mayor al 8% y que llegó a rozar el 10% y un déficit fiscal del 4,8% después de casi 16 años de crecimiento económico ininterrumpido desde el 2003.