Secretario de Trabajo de EE.UU. renunció por estar involucrado en caso de abuso a menores

Fotografía tomada de la cuenta twitter @SecretaryAcosta

Acosta recibió elogios de Trump. El mandatario dijo que no pidió su renuncia porque era "un gran secretario".
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/12/81124/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T20:26:15-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T20:28:10-03:00">julio 12, 2019</time></a>

En medio de críticas por haber dado un trato favorable al multimillonario Jeffrey Epstein en un caso de abuso de menores cuando era fiscal, hace una década, el secretario de Trabajo de Estados Unidos, Alex Acosta, debió renunciar este viernes. En una conferencia de prensa desde la Casa Blanca, y en compañía del presidente Donald Trump, el ahora exfuncionario declaró que se comunicó con el mandatario en la mañana y le dijo que lo correcto era dar un paso al costado.

El antiguo fiscal federal, de 50 años de edad, enfrentó críticas y exigencias de abandono del cargo como secretario del Trabajo por el acuerdo alcanzado con Epstein. El financista solo pasó 13 meses preso. Trump dijo que Acosta tomó la decisión de irse, que él no tuvo que ver. Lo describió como un hombre de “gran talento” y un “gran secretario de trabajo” que había hecho un “muy buen trabajo”.

Epstein fue acusado el lunes por fiscales de Nueva York de un cargo de tráfico sexual de menores y un cargo de conspiración para cometer tráfico de menores. Esos cargos conllevan un máximo de 45 años de prisión. Según los fiscales, el sujeto de 66 años abusó sexualmente a decenas de niñas adolescentes menores de edad en sus hogares en Manhattan, Palm Beach y Florida, entre 2002 y 2005, reportó AFP.

Algunas adolescentes agredidas tenían solo 14 años. Acosta respondió el miércoles pasado a una serie de preguntas de periodistas sobre el manejo del caso Epstein por parte de su oficina cuando era fiscal federal en Florida. El acuerdo con Epstein requería que él admitiera un cargo único, por solicitar la prostitución a un menor. Además debía registrase como delincuente sexual.

Acosta dijo que los fiscales aceptaron el acuerdo en lugar de llevar a Epstein a juicio por cargos más graves porque eso habría sido una “lotería”. El multimillonario norteamericano es sospechoso por tráfico sexual de menores, además se le acusa de emplear cientos de miles de dólares en sobornos a testigos de su caso, informó el diario The New York Times.

El imputado habría transferido 350.000 dólares a dos personas que iban a testificar en su contra. Fiscales alegan que esa suma fue traspasada a finales de diciembre pasado, justo antes de que se publicaran los primeros informes de la investigación sobre el acuerdo secreto entre Epstein y las autoridades de Florida que evitó que se enfrentara a un proceso federal.

Ambos testigos potenciales serían cómplices del acusado. Uno de ellos, que recibió un pago de 250.000 dólares, habría trabajado para Epstein y participado en su esquema de tráfico sexual, mientras que el otro, supuestamente, está involucrado en el acuerdo con los fiscales que ahora le pasa factura a Acosta. El FBI arrestó al multimillonario el fin de semana pasado.