Nicolas Maduro

Maduro le contestó al reporte de Bachelet: “Es un informe plagado de falsas afirmaciones”

"Presenta un panorama distorsionado de la situación de derechos humanos en nuestro país", dijo el líder del chavismo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/12/maduro-le-contesto-al-reporte-de-bachelet-es-un-informe-plagado-de-falsas-afirmaciones/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T16:39:57-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T16:39:58-03:00">julio 12, 2019</time></a>

La semana pasada la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, divulgó su informe oficial sobre lo que pudo evidenciar en su gira de tres días a Venezuela. Desde que se dio a conocer dicho texto, el Gobierno de Nicolás Maduro rechazó cada palabra de lo que la diplomática plasmó en 34 páginas, sobre la “crisis humanitaria”, las “violaciones de derechos humanos” y una serie de hechos sobre la aguda situación que atraviesan los venezolanos.

En una carta el presidente venezolano expresó su opinión sobre el documento que presentó en Ginebra la expresidenta chilena. “¿Se puede hablar de “crisis humanitaria” cuando el Gobierno de Estados Unidos ha despojado a Venezuela de 30.000 millones de dólares de sus activos petroleros en el extranjero y ha bloqueado y confiscado más de 7.000 millones de dólares para la compra de alimentos y medicinas?”, le pregunta en el texto el líder del chavismo a la funcionaria.

En el reporte emitido por Bachelet destaca que “la crisis económica y social se agudizó considerablemente entre 2018 y 2019″ y que a raíz de esta situación, “la población venezolana está afrontando muy diversas e interrelacionadas violaciones de sus derechos económicos y sociales”. A pesar de que la presencia de la Alta Comisionada en Caracas se caracterizó por la diplomacia por parte del Gobierno hacia la destacada visita, después de conocer lo que relataba el informe, todo cambió.

“El informe presenta una visión selectiva y abiertamente parcializada sobre la verdadera situación” en Venezuela, señala un comunicado emitido desde la Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores con 70 observaciones sobre lo que ahora rechaza el propio presidente. Maduro sostiene que se trata de “un informe plagado de falsas afirmaciones, tergiversaciones y manipulaciones en el uso de datos y fuentes; carente de equilibrio y rigor, abiertamente parcializado”.

Sin embargo, el texto emitido por la ACNUDH no sólo refiere a la “crisis económica y social” en Venezuela. También relata una serie de violaciones a los derechos humanos, civiles y políticos. En el documento hay un apartado que refiere a la “represión selectiva y persecución por motivos políticos”. Particularmente se menciona la “criminalización de la oposición política”, a través de numerosos casos de torturas, e incluso ejecuciones extrajudiciales.

“Durante al menos una década, el Gobierno, así como las instituciones controladas por el Gobierno han aplicado leyes y políticas que han acelerado la erosión del estado de derecho y el desmantelamiento de las instituciones democráticas, incluyendo la Asamblea Nacional. Estas medidas tienen como objetivo neutralizar, reprimir y criminalizar a opositores y críticos al Gobierno”, relata una parte del informe.

Maduro rechazó el documento y se tomó en cierta forma personal, la misiva emitida por la Alta Comisionada. “Sepa usted que Venezuela seguirá de pie, victoriosa, que ningún falaz informe, ni agresión, podrá con nuestra férrea determinación”, señala el gobernante. Además, el jefe de Estado expresa en su carta que el informe se presenta “alienado” con la política de Estados Unidos.

“Su reporte se alinea de manera lamentable con el relato mediático y político impuesto desde Washington, que agrede simbólicamente a Venezuela al repetir el guión acerca de la existencia de un supuesto gobierno dictatorial”, asevera Maduro. Igualmente, el mandatario conocido como un “usurpador” por el Gobierno estadounidense, dijo que su Administración no “puede llamarse dictadura”, porque es un proyecto que ha sido votado “23 veces en las urnas electorales en los últimos 20 años”.

“Lamentablemente, usted ha cedido a las presiones”, le dijo Maduro a Bachelet. “Tristemente se ha puesto del lado de los verdaderos violadores de derechos humanos del pueblo venezolano”, agregó. La Alta Comisionada visitó por tres días (del 19 al 21 de junio) la capital venezolana, donde se encontró con sectores de la oposición, el chavismo, miembros de la Iglesia católica, líderes sindicales y sociales, y también con victimas de violaciones de los derechos humanos. La diplomática también aprovechó el viaje para reunirse con el presidente encargado, Juan Guaidó, y el mismo Nicolás Maduro.