La ciudad chilena Osorno, en alerta sanitaria por un corte masivo del servicio de agua

Funcionarios debieron coordinar la distribución de agua por cisternas, tras el derrame petroleo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/13/82003/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-13T21:18:06-03:00">julio 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-14T01:27:34-03:00">julio 14, 2019</time></a>

Osorno es una ciudad ubicada en el sur de Chile y desde este sábado está bajo alerta sanitaria tras un corte masivo en el servicio de agua potable provocado por una fuga de petróleo en una planta de abastecimiento. Autoridades reportaron que 49.000 hogares sufren desde el jueves la falta de agua por el derrame de 1.100 litros de crudo en el río Rahue, desde un centro de producción de la empresa Essal.

A unos 900 kilómetros de la capital Santiago está Osorno. La Subsecretaría Pública de Chile informó que han decidido declarar alerta sanitaria en esa comuna para enfrentar la emergencia tras el corte de agua. “Esto dará recursos a la Seremi (Secretaría Regional Ministerial) para tomar los resguardos suficientes para el cuidado de la salud ante el riesgo de falta de agua potable”, anunció la titular de esa oficina, Paula Daza, en su cuenta de Twitter.

La alerta obliga a suspender eventos masivos en la zona y a cerrar comercios que trabajen con comida en zonas que no cuentan con agua potable. Y optimizar los recursos para asegurar el abastecimiento. Decenas de puestos de venta de agua fueron activados en la zona afectada, que vería una solución definitiva el martes, estimaron las autoridades, reportó AFP.

Representantes del Gobierno chileno anunciaron que llevarán a cabo una investigación exhaustiva para determinar las causas del incidente, por el que la empresa podría afrontar el pago de multas millonarias. En el marco de la alerta sanitaria, los funcionarios del Laboratorio Ambiental de Osorno de la Seremi de Salud recibían nuestras de agua analizar y asegurar la calidad del agua para la comunidad.

Además, los funcionarios entregaron información impresa sobre recomendaciones a la ciudadanía para el uso y consumo seguro de agua y la normativa a locales de comida, comerciales o de espectáculo. Advirtieron que esos establecimientos no pueden funcionar sin agua potable. En horas de la noche de este sábado, autoridades supervisaban la distribución del agua de los camiones para la comunidad.

Seremi de Salud reforzó los equipos de fiscalización para asegurar la salud de la población. En diversos puntos de Osorno hicieron mediciones con cloro libre en el agua. Además, supervisaron la planta Caipulli de Essal para fiscalizar trabajos de limpieza y observar procesos. Trabajaban durante la noche para resolver la crisis en poco tiempo.

Ante la suspensión del suministro de agua potable en el 90% de Osorno, la subsecretaria de Salud Pública. “Le pedimos a la población que siga tomando todas las medidas preventivas para consumir el agua, que debe ser hervida para el consumo, debido a que todavía no tenemos la certeza que es totalmente segura. El agua es potable, pero el Ministerio de Salud pide a los habitantes que tomen las medidas preventivas”, indicó Paula Daza.